Cumbre de tuiteros

Cumbre de tuiteros

Cuando Trump y Uribe se vuelvan a encontrar sentirán que se están mirando al espejo.

12 de agosto 2017 , 12:00 a.m.

Según Caracol, se estaría cocinando un encuentro en la Casa Blanca entre los dos tuiteros más rápidos del Oeste: el presidente Trump, anfitrión, y el senador y expresidente Uribe. A cualquiera de los dos los llaman para que escriban un tuit y está ocupado arruinando prestigios.

No necesitan más de 140 caracteres. Al fin y al cabo, la noticia más grande la dio Moisés, primer tuitero, en 37 caracteres sin espacios: “En el principio creó Dios el cielo y la Tierra”.

Dios los crea y Twitter los junta. Cuando Trump y Uribe se vuelvan a encontrar sentirán que se están mirando al espejo.

Hablo de volver a reunirse porque ya se ‘encontraron’ en Miami. También asistió el expresidente Pastrana. Ese día, a uno de los tres se le cayó un tuit de mala leche, con errores de ortografía incluidos. Se agacharon a recogerlo y cuando se levantaron, la velada había terminado. La historia de ese encuentro empezó a contarla Pastrana.

Muchas veces Trump escribe un tuit, pero ya tiene lista la rectificación. Es como si hubiera patentado una máquina de retractarse

Habrá que esperar sus memorias o las de Uribe o Trump para conocer la intimidad completa de la ‘histórica’ charla de pasillo.

Trump gobierna a tuiterazo limpio. Es su forma de ejercer la democracia. Mr. Donald es él, su cabello inverosímil y su tuit. Su despistado sanedrín se entera de todo cuando ya está al aire el último desafuero.

Uribe es él, sus caballos y su Twitter. Ejerce su viudez del poder a través de su cuenta. Los historiadores del futuro (y el futuro es el tuit de esta mañana) no tendrán que engullirse pesados y somnolientos documentos. Suficiente con hurgar en los tuits.

Ni ellos mismos creen lo que escriben. Muchas veces Trump escribe un tuit, pero ya tiene lista la rectificación. Es como si hubiera patentado una máquina de retractarse. También rectifica su colega trinador el senador Uribe, quien reculó en su trino calumnioso contra el pelao Daniel Samper. Reculó sin recular. Más que rectificación, parece una ratificación.

Si antes había gente que redactaba cartas de amor, me alquilo para escribir trinos. Regalo dos a manera de muestra.

A Uribe, si me hubiera consultado antes del suyo: Mijito, Dani, sos tan buen muchacho como los míos. Se me iba yendo la mano. Disculpá, mocoso. ¡Pero me salió tan rico!

Regalo a Trump: Qué jartera de puesto este de presidente. Estoy que me destituyo. Por lo pronto, me entretengo despidiendo gente.

ÓSCAR DOMÍNGUEZ GIRALDO

MÁS COLUMNAS

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA