Compensatorio

Compensatorio

El che Francisco vio lo que venía, o sea, el apretado triunfo del No, y dejó a su burocracia quieta en primera.

11 de noviembre 2016 , 07:20 p.m.

El Espíritu Santo, algo así como la Wikipedia que datea al papa Francisco en asuntos claves, anda de compensatorio.
Primero, sucedió que “Roma locuta...” y el presidente Maduro, de Venezuela, recibió respiración boca a boca. A los chibchombianos no nos mandó siquiera un humilde monaguillo a la firma de los acuerdos de paz en Cartagena.

Seguramente, el che Francisco vio lo que venía, o sea, el apretado triunfo del No, y dejó a su burocracia quieta en primera. También puede suceder que no comulga con el ateísmo, gracias a Dios, del jefe negociador, Humberto de la Calle.

Otrosí: esta es la hora en que el Papa nos tiene de Herodes a Pilatos: que sí nos dará con su carnita y sus huesitos en el 2017, que no, que primero la paz. No se copió de los noruegos, que andan repartiendo nobeles de paz así todavía no haya reconciliación. En esto el Papa y su pragmática corte vaticana prefieren no ensillar antes de traer las bestias.
Francisco no ha dicho sí a la visita, y eso que en el Vaticano tenemos un quindiano de lujo empujando: el embajador Guillermo León Escobar, paisano del jefe de las Farc, ‘Timochenko’.

El diplomático fue defenestrado de su cargo en tiempos de Uribe, pero como Santos se empeñó en no cuidarle ningún huevito a su antecesor, devolvió a Escobar a su chanfa. Su tarea: traer al pontífice. Si fracasa, corre el albur de que restituyan a su antecesor César Mauricio Velásquez.

Hasta ahora, Francisco venía haciendo las cosas bien, como Carvajal. Pero vino su “admonición a los impertinentes” que están pensando en dispersar sus cenizas. Hilando delgadito, tal vez los teólogos del Vaticano asumen que para el día de la resurrección de los muertos es más fácil juntar huesos.

Con lo de las cenizas, desde el punto de vista de la logística, se complican las cosas. Y se arruina un tremendo negocio para la Iglesia y para la industria con chimeneas de la cremación.

No se necesitan dotes de arúspice para concluir que les paran más bolas al expresidente Gaviria y a Roy Leonardo Barreras los amigos del Sí al acuerdo que las que le pararán al Papa en un asunto tan íntimo como las cenizas. También la Iglesia prohíbe los condones, y en este rubro está haciendo plata hasta el Tino Asprilla con su propia marca.

Óscar Domínguez Giraldo

MÁS COLUMNAS

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA