Que no cunda el pánico

Que no cunda el pánico

No es el fin del mundo, y quedó muy claro que hay varios mejores acuerdos posibles.

02 de junio 2017 , 12:00 a.m.

La decisión de la Corte Constitucional que declaraba inexequibles dos artículos del acto legislativo que avaló el 'fast track' generó reacciones extremas. He leído opiniones totalmente contradictorias de personas a quienes respeto igualmente por su conocimiento de la ley y por su sensatez. Unos dicen que es un golpe que pone en peligro el proceso de paz; otros, que, por el contrario, la sentencia le restituye al Congreso una capacidad deliberativa que aparentemente había perdido. Hubo también otros (a quienes respeto menos) que dijeron cosas como que la Corte había vuelto m... la paz (disculpen mi incapacidad para escribir completas algunas palabras).

Me parece que ni lo uno ni lo otro, y mucho menos lo tercero. No sé si peco de un exceso de optimismo, pero no veo tan lejanas sus posiciones. Me parece que todos reconocen que el 'fast track' no es un procedimiento ideal. El desacuerdo está en las condiciones excepcionales que justifican su uso y en los costos de todo tipo que genera esa mayor agilidad legislativa. Eso ya se parece más a una negociación que a una declaración de principios.

Sería bueno recordarles a las Farc algunas de las características del sistema democrático que están empezando a asumir (imperfecto él, pero el menos malo). La discusión trajo a mi mente el dicho de que ‘todos los caminos conducen a Roma’. El dicho era más o menos cierto en el Imperio, cuando se construyeron 400 vías que comunicaban a Roma con las provincias. Hoy no es cierto, pero podríamos reemplazarlo con una buena variante: ‘a Roma se puede llegar por muchas vías’.

Cuando la Corte debió decidir sobre el asunto, todas las posibilidades estaban abiertas, incluso la de que objetara algunos puntos. Tan era posible que ocurrió. Eso no la hace enemiga de
la paz.

Y esa es una de las características de la democracia. No hay una única forma de hacer las cosas, a veces hay que transarse por hacerlas de una manera que no nos gusta, pero que es posible. Ya pasó en este proceso. El “mejor acuerdo posible”, firmado en Cartagena, fue poco después reemplazado por otro ‘más mejor’, firmado en el teatro Colón. No fue el fin del mundo, y quedó muy claro que hay varios mejores acuerdos posibles. Así que tocará seguir trabajando con las limitaciones que surjan y, quién sabe, de pronto también en este caso se vea dentro de un tiempo que no fue tan malo el cambio.

Otra característica importante de la democracia es la separación de poderes. Ella es la vacuna contra los grandes males del autoritarismo. Las decisiones de un poder pueden y deben ser revisadas por otros. Así, el Congreso ejerce control político y la Corte, control constitucional. Entiendo que para personas que han actuado prácticamente toda su vida bajo una ‘cadena de mando’, esto puede resultar molesto y parecer ineficiente, pero a eso se comprometieron con el cambio de las armas por la política. La cadena de mando se acabó.

Cuando la Corte debió decidir sobre el asunto, todas las posibilidades estaban abiertas, incluso la de que objetara algunos puntos. Tan era posible que ocurrió. Eso no hace a la Corte la enemiga de la paz. No se puede repetir permanentemente el mismo error y graduar de enemigo a quien piensa diferente. Puede uno estar en desacuerdo, puede argumentar, discutir y hasta renegar, pero no puede insultar, matonear o amenazar. Si existen recursos jurídicos contra la sentencia, sin duda se aplicarán, porque otra de las circunstancias de la democracia es que se demanda todo lo que es demandable; y aunque eso a veces enreda las cosas, también es para bien.

La recomendación, pues, es tomarlo con calma y con una mirada un poco más histórica que periodística. Que cada cual siga trabajando en la dirección que piensa correcta, reconociendo un margen de incertidumbre. Dentro de dos años esto se verá con una gravedad diferente; dentro de diez, apenas se recordará, y después será tema solo para estudiosos y expertos.

MOISÉS WASSERMAN

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA