Nos inclinamos por las apariencias

Nos inclinamos por las apariencias

Hay razones para dudar de que una encuesta sea la forma para fijar prioridades de investigación.

17 de noviembre 2017 , 12:00 a.m.

Los últimos tiempos han sido difíciles para la comunidad científica colombiana. Hubo un traslado de más de un billón de pesos de regalías de ciencia a vías terciarias y una propuesta de reducción de 46 por ciento en el presupuesto de Colciencias para el 2018. Después de protestas, cartas, solicitudes de audiencia no atendidas, notas en la revista Science y hasta una carta de trece premios Nobel, se presentó como gran concesión una reducción presupuestal de solo 12 por ciento.

Parece que el ruido nacional e internacional generó incomodidad, así que Colciencias salió en busca de popularidad con una propuesta para “democratizar” la ciencia, haciendo una consulta entre un millón de ciudadanos o más sobre qué debemos investigar en el país.

En su presentación a la prensa afirmó el subdirector que “debatimos mucho sobre cuántos recursos hay para ciencia, pero nos olvidamos de debatir qué y para qué queremos investigar”; además, nos informa que “de acuerdo con la ONU, es el primer ejercicio en que un país intenta alinear sus políticas de ciencia con las de los ODS: objetivos de desarrollo sostenible”.

La primera afirmación desconcierta. Le hubiera bastado mirar en el centro de información de Colciencias para encontrar cientos de documentos de reflexión sobre qué investigar y para qué. Lo hemos hecho liderados por Colciencias a nivel nacional, pero también en cada una de nuestras instituciones, incluso en nuestros grupos.

¿Salud y bienestar para todos? o ¿Ciudades y comunidades sostenibles? o ¿Energía limpia y asequible? ¿Acaso no se pueden los tres? ¿Acaso no debemos comprometernos con los tres?

La segunda afirmación, que se plantea como un elogio al país, es lo contrario. Si países con una ciencia desarrollada e influyente, y con comunidades numerosas de buenos científicos, no han hecho encuestas como esta, tal vez es porque no les parece tan buena idea.

Hay razones para dudar de que una encuesta ciudadana sea la mejor forma para fijar prioridades de investigación. Resulta popular posar de hiperdemócrata, pero cualquiera que ha trabajado en ciencia sabe que el primer paso, y el más importante para definir un proyecto, es plantear una buena pregunta. Para poder hacerlo se necesita, además de ingenio, conocimiento profundo del área que se quiere investigar y de lo que se ha hecho en ella (para no inventar cosas ya inventadas). Después hay que tener la capacidad para evaluar la plausibilidad de las estrategias investigativas que se proponen y las posibilidades de lograr resultados. No es elitismo o pedantería. No se hacen encuestas populares sobre el trazado de una carretera o sobre normas de sismorresistencia.

De todas formas, entré a responder la consulta. Después de anunciarle al encuestado que “por fin llegó la hora de transformar la realidad y decidir juntos el rumbo del país”, le preguntan: ¿Salud y bienestar para todos? o ¿Ciudades y comunidades sostenibles? o ¿Energía limpia y asequible? ¿Acaso no se pueden los tres? ¿Acaso no debemos comprometernos con los tres? Piden a continuación priorizar seis de los ODS. ¡Pero es que Colombia, así como los otros 195 países firmantes, se comprometió a cumplir todos los 17!

En cada uno de los objetivos que seleccionó, el encuestado debe escoger, de un listado, las tres actividades que le parezcan más importantes. La mayoría de las opciones se relacionan con la investigación apenas tangencialmente: construir colegios, crecer al 7 por ciento anual, ¿por qué no? Pero, como nos advirtieron de entrada, sin debatir sobre los recursos.

No estamos priorizando, solo hacemos los gestos, porque el país se comprometió con todos los ODS, como era su deber. No es un plan de ciencia porque la mayoría de las actividades son para ejecutar, no para investigar. No es un acto generoso de democracia, es uno de propaganda para descrestar incautos. Es, una vez más, renunciar a lo real, porque resulta más fácil y más barato lo aparente.

MOISÉS WASSERMAN

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA