Homeopatía: el agua con memoria

Homeopatía: el agua con memoria

Las bases de la disciplina son oscuras, mágicas y contradicen a las mismas leyes de la naturaleza.

14 de julio 2017 , 12:00 a.m.

Recientemente se desató un debate sobre la homeopatía. El principal argumento a su favor es que se reportan casos en los que aparentemente funciona, y que nadie ha demostrado que no sirve (curiosa inversión de la carga de la prueba). No han faltado, por supuesto, ataques a la “arrogancia de la ciencia occidental”.

Algunos piensan que la homeopatía tiene orígenes remotos, pero, en verdad, es una práctica de apenas un par de siglos. El libro fundante es el 'Organon del arte de curar', publicado en 1810 por el médico alemán Samuel Hahnemann. Está basado en un hecho falso y en una interpretación equivocada. El hecho es que Hahnemann tomó un extracto de quinina (la droga que cura la malaria) y sufrió los mismos síntomas de la enfermedad. No ha sido reproducido en otras personas. Seguramente la fiebre y los escalofríos que sufrió fueron una coincidencia. La interpretación errónea se refiere al efecto de la vacuna de Jenner contra la viruela. Hahnemann lo interpretó como una evidencia de que “mismo cura al mismo”, principio básico de la homeopatía. Lo que pasa en realidad es que se activa el sistema inmunológico (desconocido entonces).

Construyó listados con síntomas y con las sustancias que los producían y preparó sus remedios con altísimas diluciones, porque postuló que cuanto más diluidas, más efectivas. Después activó “las energías” del fármaco con diez golpes sobre una superficie flexible, una tabla forrada en cuero.

La ciencia está abierta a lo inesperado y aceptaría un nivel diferente de prueba en el cual, aun sin entender lo que pasa, se demostrara que el efecto es real en verdad

Las diluciones que propuso son absurdas. Recomendó diluciones desde diez a la sesenta –es decir, un volumen de la sustancia activa en diez, seguido de sesenta ceros, de agua– y hasta de diez a la doscientos. Con lo que sabemos hoy, a esas diluciones ya no hay en el preparado ni una sola molécula de principio activo. Para la dilución con doscientos ceros tendría uno que tomar un volumen equivalente al de billones de universos, para ingerir una sola molécula del fármaco.

Es decir, el efecto solo sería posible si el agua conservara la memoria de lo que alguna vez contuvo. No sabía Hahnemann, como sí sabemos hoy, que un cambio estructural en el agua, inducido por una molécula extraña, tiene una duración de una millonésima de millonésima de segundo: corta memoria en verdad.

En 1988, Jacques Benveniste, investigador francés, publicó en la revista Nature un artículo con el que pretendió demostrar la existencia de la memoria del agua. Sin embargo, la misma revista demostró que hubo sesgos en los experimentos y nunca pudieron ser replicados sus resultados. En resumen, las bases de la disciplina son oscuras, mágicas y contradicen no a la “arrogante” ciencia oficial, sino a las mismas leyes de la naturaleza.

Aun así, la ciencia está abierta a lo inesperado y aceptaría un nivel diferente de prueba en el cual, aun sin entender lo que pasa, se demostrara que el efecto es real en verdad. Esta prueba sería un estudio, estadísticamente confiable, que midiera la frecuencia de curación, comparada con la de pacientes que recibieron un placebo (una droga falsa). Esos estudios, bien hechos, han coincidido en la ausencia de efectos.

Se han organizado experimentos masivos. En Inglaterra, la Merseyside Skeptics Society hizo un llamado para tomar colectivamente grandes sobredosis y subió a la red grabaciones del proceso que demostraron la ausencia de cualquier efecto. Hay que reconocer que la reina Isabel tiene un médico homeópata, y ya cumplió más de 90 años. Pero también debemos recordar que la reina madre cumplió más de 100 y que ella adjudicaba su longevidad a una generosa dosis diaria de ginebra. La recomendación más prudente que se pudiera hacer es que quien no esté demasiado enfermo, y de todas formas se vaya a curar solo, puede acudir sin temor a la homeopatía.

MOISÉS WASSERMAN

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA