Las tentaciones de López Obrador

Las tentaciones de López Obrador

Ningún gobierno mexicano ha tenido tal nivel de control político. Hasta ahora.

07 de julio 2018 , 11:47 p.m.

México no es Venezuela y Andrés Manuel López Obrador no es Hugo Chávez. Las diferencias son muchas y han sido bien explicadas por diversos analistas.

Pero eso no quiere decir que la experiencia venezolana de los últimos veinte años nada tenga que aportar a nuestra visión de cómo puede ser el México de López Obrador.

Quizás la lección más importante de lo que sucedió en Venezuela es que el continuismo es una amenaza mucho más peligrosa que el populismo. Lo que hundió a Venezuela no fueron las políticas populistas de Chávez y Maduro, sino lo mucho que han durado. El Estado fallido que es incapaz de alimentar a su gente, darle medicinas, protegerla del crimen o cortar la inflación más alta del mundo es el resultado de haber tenido al mismo régimen, haciendo lo mismo, por veinte años. Cinco o seis años de malas políticas le hacen daño a cualquier país. Décadas de mal gobierno de una misma camarilla que detenta todo el poder lo destruyen.

¿Qué tiene que ver esto con México? Ojalá que nada. Desde 1933, el artículo 83 de la constitución mexicana prohíbe la reelección del presidente. Hasta ahora, ningún mandatario ha logrado cambiar esta norma. Para hacerlo es necesario que dos terceras partes de la cámara de diputados y otro tanto del Senado voten a favor, así como la mitad de las legislaturas locales. Ningún gobierno mexicano ha tenido tal nivel de control político. Hasta ahora.

El triunfo electoral de López Obrador y las agrupaciones políticas que lo apoyaron fue tan enorme que su coalición solo tendría que “voltear” a unos cuantos diputados y senadores para contar con los votos necesarios para cambiar la constitución. Y ya tiene el control de la mayoría de las legislaturas locales necesarias.

Todo indica que, si el presidente López Obrador quiere, puede cambiar el artículo 83. De hacerlo él no sería una excepción, sino que, por el contrario, formaría parte de una larga lista de presidentes que cambian las reglas para alargar su estadía en el poder.

Los gobernantes que proponen un cambio constitucional suelen justificarlo como un requisito indispensable para enfrentar con éxito los grandes males del país. Estas justificaciones suelen ser un truco para distraer la atención de la opinión pública de la principal motivación del presidente: perpetuarse en el cargo. Hugo Chávez, por ejemplo, justificó el cambio constitucional que culminó concentrando el poder en sus manos y permitiendo su reelección, repitiendo hasta la saciedad que solo aprobando su nueva constitución se podría avanzar en la revolución bolivariana que traería más prosperidad e igualdad a los pobres. No resultó así. Ese cambio constitucional, y la concentración del poder que produjo, crearon las condiciones que hoy diezman a los pobres.

Es posible que el presidente López Obrador se limite a gobernar durante el periodo constitucional de seis años. Y que no intente tener más poder del que ya tendrá. Después de todo, como presidente, será jefe de Estado, jefe de Gobierno y jefe de las Fuerzas Armadas. También es el jefe de su partido y líder de la coalición que lo llevó al poder, la cual tendrá la mayoría absoluta en el Congreso. Esto le permitirá a López Obrador promover iniciativas que tendrán garantizada la aprobación del Poder Legislativo. Además, tendrá la posibilidad de colocar a sus partidarios en cargos claves del Poder Judicial.

El riesgo real es que López Obrador caiga en la tentación de querer quedarse. Paradójicamente, la experiencia internacional sugiere que mientras peor les van las cosas a los presidentes, más intenso es su deseo de continuar en el poder. Otra importante lección para tener en cuenta es que los gobiernos populistas suelen comenzar bien y terminar mal. Al cabo de unos años las políticas económicas más comunes entre los populistas resultan difíciles de sustentar.

Esto no tiene por qué sucederle a México ni a López Obrador. De hecho, el tono conciliador que el próximo presidente mexicano ha adoptado desde que ganó las elecciones les ha dado mucha esperanza a los millones de mexicanos que no votaron por él. Lo mismo ocurrió con Chávez cuando ganó las elecciones. Prometió todo lo contrario de lo que terminó haciendo. Ojalá esta no sea otra lección que los mexicanos se verán obligados a aprender.

MOISÉS NAÍM
En Twitter: @moisesnaim

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.