De buenas intenciones...

De buenas intenciones...

No veo a 'Timochenko' arrancando matas de coca a riesgo de perder sus piernas en una mina.

14 de enero 2017 , 10:00 p.m.

El Gobierno tardó casi dos años en darse cuenta de la monumental ingenuidad tras la decisión de suspender la aspersión aérea con glifosato para erradicar los cultivos de coca, sin contar con un plan alternativo realizable. El anuncio, cargado entonces de buenas intenciones por motivos de salud pública, levantó el aplauso de las galerías y el ministro de Salud, Alejandro Gaviria, impulsor de la medida, consiguió muchos ‘likes’ en las redes sociales y muchas felicitaciones en el exterior.

La suspensión venía de tiempo atrás, a pedido de las Farc en La Habana, aunque solo fue oficial en el 2015. Pero como a los criminales no se los combate con buenas intenciones y –repito– no hubo plan alternativo, los narcotraficantes aprovecharon la ocasión para, ellos sí, hacer la tarea: cuadruplicaron el área productora de hoja de coca hasta niveles cercanos a las 200.000 hectáreas, según fuentes de la administración Obama.

Las bandas criminales están de fiesta con el ‘boom’ cocalero, con los bolsillos llenos y aceitada su máquina para amenazar y matar. Como lo demuestran las cifras, la tasa de homicidios, que tanto había descendido desde el 2003, solo bajó de modo marginal en el 2016, en plena tregua con las Farc.

Explican los expertos que muchos de los homicidios atribuidos a riñas callejeras tienen que ver, en realidad, con disputas entre bandas de microtráfico. Pero a los responsables policiales les conviene decir que somos un país de borrachos que nos matamos con cualquier excusa, en vez de asumir que en su jurisdicción actúan criminales organizados.

La cocaína es el gran motor de la violencia. Cuenta ‘La Silla Vacía’ que los habitantes de Bahía Solano pasaron un diciembre de terror, en medio de la disputa entre el Eln y ‘los Gaitanistas’ por el dominio de un corredor clave para la droga, que antes controlaban las Farc.

Llevo años convencido de la necesidad de legalizar sustancias como la cocaína, para eliminar la descomunal rentabilidad que las mafias obtienen gracias a la prohibición. Pero eso requiere de un acuerdo mundial que está muy lejos de ser siquiera discutible, más allá de muy limitadas legalizaciones, y casi siempre de marihuana.

Por causa de la multiplicación de los narcocultivos, el agresivo Donald Trump, nuevo presidente de EE. UU., puede sentirse tentado a emprenderla contra Colombia, con amenazas de sanciones comerciales y quién sabe qué más. Al fin y al cabo, Washington invirtió unos 600 millones de dólares anuales durante una década para bajarlos de 160.000 hectáreas a menos de 50.000. Y semejante éxito se esfumó en tres años.

Esta semana –no quiero pensar que haya sido por mi columna del domingo pasado–, el Gobierno anunció un plan para erradicar 100.000 hectáreas en el 2017. Es una meta muy ambiciosa: con todo el esfuerzo del Plan Colombia –fumigación aérea, helicópteros artillados, tropas de apoyo en tierra y demás–, apenas fue posible erradicar una superficie similar tras ocho años de ofensiva sostenida.

Hacer lo mismo en un año con un plan de erradicación más que nada manual, y voluntaria, es ilusorio. El ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, ha dicho que ahora las Farc no se opondrán y que incluso ayudarán. No veo a ‘Timochenko’ ni a sus camaradas arrancando matas de coca a riesgo de perder las piernas y hasta la vida en una de las miles de minas que sus hombres sembraron para proteger los narcocultivos.

Pero al menos el Gobierno aceptó el problema. Claro que esa visión del Mindefensa indica que la misma ingenuidad que llevó a suspender la aspersión aérea sin tener plan B se aplica ahora a la ilusión de erradicar 100.000 hectáreas casi que a mano limpia y en tan solo 12 meses. Bonito propósito de Año Nuevo, pero cuidado, que de buenas intenciones está pavimentado el camino al infierno.

MAURICIO VARGASmvargaslinares@yahoo.com

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA