Una nación en busca de duelo

Una nación en busca de duelo

Quiero por fin hacer un duelo-en-común para sentir que el otro es capaz de acompañar.

24 de septiembre 2017 , 02:43 a.m.

He escuchado en distintos escenarios a personas que aducen que tenemos que enterrar el pasado olvidándolo. Yo, por el contrario, siento que tenemos que llorar juntos, y reconocer las ausencias y las huellas irreparables dejadas por el horror.

Yo quiero llorar, y sí, llorar mucho y en profundo. Pero quiero llorar con otros, no a hurtadillas ni en soledad. Quiero por fin hacer un duelo-en-común para sentir que el otro es capaz de acompañar y tejer vínculos de solidaridad.

Existe una profunda soledad, en apariencia irremediable, que queda instalada al escuchar el testimonio de desamparo en el que quedan sumidas las víctimas. De la mano de relatos de enorme sevicia, descendemos a los infiernos y a un mundo ajeno, difícilmente inteligible. Frente a la ausencia de escucha, los testimoniantes y quienes los acompañamos quedamos congelados en un afuero desolador.

Por eso, ahora, ad portas de que se instale la Comisión de Esclarecimiento de la Verdad, quiero pensar que ese camino nos va a brindar los espacios ceremoniales para crear y recrear, cuantas veces sea necesario, escenarios de escucha esmerada donde afloren gestos y palabras de humanidad. Humanidad expresada en una escucha empática y en un sentimiento de repudio moral de aquello que nunca ha debido acontecer, ni siquiera en medio de la guerra, porque no solo hiere el presente, sino también la posibilidad de alcanzar en el futuro una convivencia democrática.

Aspiro a compartir con otros estos rituales de duelo, no para celebrar la indiferencia, sino para reconocernos en nuestra capacidad de condolernos con el sufrimiento ajeno; cuidar al extraño y proteger al vecino. Quiero ver en estos procesos una oportunidad de romper el conjuro de una guerra que se viste de mil caras y construir, juntos, un país para ser-con-los-otros y no a costa de ellos.

No sé si el perdón sea necesario para convivir democráticamente. Sí sé que la democracia, para prosperar, requiere un reconocimiento: necesitamos ver en cada víctima a un semejante cuya suerte nos concierne y apreciarnos como integrantes de una misma comunidad de destino, no porque pensemos y actuemos de la misma manera, sino gracias a un aprecio por la diversidad que somos.

Los colombianos y las colombianas compartimos un suelo, pero hasta ahora hemos sido incapaces de transformar nuestra diversidad en pluralidad. Nos falta, para vivir juntos en democracia, aprender a celebrar nuestras diferencias y simultáneamente asumirnos como comunidad. Ese sentimiento de ser uno en la diferencia requiere no que cada cual desconozca el sufrimiento ajeno, sino estar dispuestos a navegar juntos por los caminos de la memoria para llorar con los otros, reconocer nuestra tristeza y verla reflejada en la tristeza de otros.

Solo entonces, en medio de esas resonancias mutuas, sentiremos que el lamento es compartido y que, en medio de nuestra diversidad, somos una comunidad en la diversidad.

Es desde ese sentido de pertenencia a una historia común como podemos transitar hacia el esclarecimiento y el reconocimiento de responsabilidades, tanto de los que estuvieron en primera fila o urdieron desde la trasescena, así como de quienes por momentos no pudimos o no supimos cómo protestar, resistir y gritar: ¡basta ya!

MARÍA EMMA WILLS

MÁS COLUMNAS

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA