Nada más que la mentira

Nada más que la mentira

La incapacidad de los administradores de redes sociales para controlar las falacias es lamentable.

07 de agosto 2017 , 12:26 a.m.

Luego de la victoria electoral de Donald Trump en Estados Unidos se destapó el escándalo de las decenas de noticias falsas que circulaban por Facebook y que pudieron influir en su triunfo. A raíz de esta triste revelación, el joven director de Facebook, Mark Zuckerberg, inició una cruzada contra los enlaces de noticias compartidos en su red social que distorsionaran los hechos reales. Tarde pio. Ya el daño estaba hecho. Ya las noticias falsas sobre Hillary Clinton habían contribuido a la victoria del mercader metido a político Trump.

La iniciativa de Zuckerberg incluyó la creación de un botón especial en Facebook para denunciar artículos basados en falsedades para así controlar y suprimir noticias fundamentadas en mentiras. Su iniciativa, en principio noble, es en realidad una distracción del problema real: Facebook mismo. Esta apoteósica red social de la que forma parte un tercio de la población mundial es una importante fuente de información, y la incapacidad de sus administradores para controlar la circulación de falacias es lamentable. A pesar del intento por frenarlas con este botón de denuncia, la realidad es que las noticias falsas siguen saltando de un muro a otro.

Esto se debe a que solo pueden reportarse los enlaces de noticias escritas en inglés, lo que deja por fuera un altísimo porcentaje de textos escritos en otros idiomas. ¿Por qué, entonces, Zuckerberg anuncia una cruzada contra todas las noticias falsas en Facebook sin especificar que dejará por fuera una gran cantidad? ¿Cómo controlará la circulación de calumnias e injurias en su red social cuando se trata de noticias en lenguas distintas del inglés?

Facebook, mal que bien, se ha convertido en un espacio ‒en ocasiones el único‒ de información para millones de ciudadanos en el mundo. La casi nula regulación de los administradores cuando ocurren calumnias o injurias en español hace pensar que su foco exclusivo son sus usuarios angloparlantes, revela una flagrante discriminación contra los cientos de millones de usuarios de otras naciones que a diario navegan por esta red social.

El problema no son los usuarios que suben noticias falsas, el problema es que Facebook lo permita. Más que un facilitador, esta red se ha convertido en un obstáculo entre los ciudadanos y los hechos reales que involucran a los políticos por los que han votado.

Este magnate del internet debe restringir de forma más efectiva las noticias falsas en todos los idiomas, no solo en inglés, pues no solo Estados Unidos es víctima de las falacias difundidas por páginas web que se hacen pasar por medios de comunicación. Colombia lleva años conviviendo con noticias falsas difundidas por medios como ‘Los irreverentes’, respaldados por el silencio de gigantes como Facebook. El efecto en la cotidianidad de las naciones es nefasto y se traduce no solo en corrupción o impunidad, sino que pone en peligro real a defensores de la paz y de los derechos humanos. Cada vez es más difícil para un individuo acceder a noticias reales por la laxitud de algunas redes sociales, y como sociedad tenemos que actuar pronto para proteger nuestro bien más preciado: la verdad.

MARÍA ANTONIA GARCÍA DE LA TORRE

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA