Incertidumbres y desafíos

Incertidumbres y desafíos

Si Duque es consecuente con lo que dijo en campaña, debería construir sobre lo construido.

30 de junio 2018 , 12:00 a.m.

En las elecciones del 17 de junio ganó la propuesta y proyecto de gobierno más difícil de articular. Pues tenemos circunstancias que han alcanzado niveles críticos y que exigen ser superadas para alcanzar un desarrollo socioeconómico integral. Es una condición imprescindible para derrotar la pobreza, la miseria, el desempleo, y estructurar una institucionalidad y un marco legal capaces de garantizar orden y justicia social efectiva.

Esta encrucijada no se resuelve con posiciones y reformas contrarias a los legítimos intereses de las mayorías nacionales.

Durante la campaña, el electo presidente expresó el propósito de reformar los acuerdos concertados y firmados con las Farc. Él y sus partidarios ahora arremeten contra los órganos constituidos para el desarrollo de los acuerdos con las Farc, en particular contra la JEP. En el proceso de definición y constitución de ese órgano judicial de transición en el Congreso, el uribismo hizo lo imposible por impedir su constitución y ya constituido, y por descalificar la calidad de los magistrados seleccionados. Probablemente obedece a que entre sus funciones está esclarecer la verdad y determinar responsables.

Ese órgano judicial debe desenmarañar la verdad y determinar responsables de los crímenes cometidos durante décadas de existencia del conflicto. Masacres, desplazamiento de campesinos, despojo de tierras y las ejecuciones extrajudiciales, el asesinato de miles de ciudadanos, presentados como guerrilleros. A demás, Colombia tiene el récord del mayor desplazamiento y de refugiados internos en el mundo: más de seis millones. Resolver ese trauma social es parte integral de la solución del conflicto.

La obsesión de destruir o modificar los cimientos legales del proceso de paz legalmente aprobado y reconocido internacionalmente puede corresponder al miedo de enfrentarlo, como lo expresó el presidente de la Corte Suprema, cuando les dice: “No hay que tenerles miedo al proceso de paz y a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP)”, (ELTIEMPO.COM, 20-6-2018). “Al fin y al cabo, la JEP ya está dentro de la institucionalidad y cuenta con desarrollos constitucionales y legales. Además tiene que ofrecer resultados a corto plazo. Le diremos que tenga en cuenta esas razones”, sostiene Barceló.

De forma similar se pronunciaron los presidentes de la Corte Constitucional (Sentencia C-674 del 2017) y el Consejo de Estado (“los jueces, por definición, defendemos la ley, la Constitución y lo que hace parte de ella como corolario de los acuerdos de paz. Ese es nuestro papel”).

Debe existir coherencia entre lo que se dice y lo que se hace. Durante la campaña electoral, el electo presidente a diario coreaba la frase que “donde se construye, no se destruye, el futuro es para todos”. Si es consecuente con ese predicado y ante la realidad de su elección y de los desafíos que debe asumir, debería construir sobre lo construido.

El texto de los acuerdos con las Farc fue construido durante un largo periodo de análisis de hechos y antecedentes, de confrontación de criterios y objetivos y de decantación de posiciones.

De acuerdo con el contenido teórico, político, económico y social del texto de los acuerdos, si ellos se cumplen a cabalidad, con las previsiones hechas, no puede haber duda de que permitirán, en el mediano y largo plazo, recomponer y construir la ruta del desarrollo integral, para hacer de Colombia una nación donde todos sus ciudadanos puedan mejorar sus condiciones de empleo, de ingresos, culturales y de convivencia, condiciones imprescindibles para vivir en paz y con dignidad humana.

Lo reprobable del error humano radica en no reconocerlo y persistir en él. Y es lo que el nuevo gobierno debe evitar a toda costa, en aras del interés general de la nación.

Los acuerdos sobre la solución del conflicto son hecho cierto, que todos deben apoyar, y el Gobierno aplicarse a fondo para optimizar los procesos e impedir que enemigos de la paz obstaculicen, tergiversen o lo impidan. En particular, debe ser blindarlo contra la politiquería, el clientelismo y la corrupción, que tan extendida está en diversas ramas del poder y drena cuantiosas sumas del erario.

MARCOS SILVA

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.