Canadá, testigo y socio de los cambios positivos en Colombia

Canadá, testigo y socio de los cambios positivos en Colombia

Hemos apoyado los esfuerzos de la sociedad colombiana para avanzar hacia un país incluyente.

31 de octubre 2017 , 12:00 a.m.

Con motivo de la visita de Estado del presidente Juan Manuel Santos a Canadá, donde se reunió con la gobernadora general, Julie Payette, y el primer ministro, Justin Trudeau, les comparto algunas reflexiones sobre la relación y amistad entre nuestros países.

La última vez que estuve en Colombia fue en los años 90. No era un momento fácil para el país. Hoy tengo la oportunidad de llegar al país como Embajador de Canadá y tras unas pocas semanas, puedo decirles que Colombia no es el mismo país de ese entonces.

He visto cambios positivos en la seguridad del país; observo ciudades en crecimiento; una economía más atractiva para el inversionista canadiense; el turismo crece y tiene mucho potencial. Un sencillo pero elocuente ejemplo de estos cambios: para venir a Colombia desde Canadá antes era necesario hacer alguna escala. Hoy, Air Canada cuenta con cinco vuelos directos Bogotá-Toronto y la semana anterior anunciamos la apertura de la ruta Cartagena-Toronto. Son buenos vientos los que soplan en Colombia, y Canadá ha sido testigo privilegiado de cambios positivos en la sociedad y en las instituciones colombianas.

Por ello, hemos apoyado los esfuerzos de la sociedad colombiana y del Gobierno, en cabeza del presidente Santos, para avanzar hacia un país incluyente, respetuoso de la diversidad y capaz de resolver las diferencias de una manera pacífica. A este respecto, les comparto algunos indicadores de este apoyo: en 2016 anunciamos un paquete de ayuda a la implementación de la paz por 78,4 millones de dólares canadienses, haciendo de Canadá el segundo principal donante bilateral en Colombia y el principal financiador del Fondo Multidonante de las Naciones Unidas para el Posconflicto.

Junto con nuestro Primer Ministro, tenemos la convicción de que la firma del acuerdo es un paso decisivo para garantizar que los y las colombianas ejerzan su derecho a vivir en paz. De ahí que apoyemos iniciativas diversas, encaminadas a reconocer, reparar y dignificar a las víctimas del conflicto, apoyando la salida de menores de grupos armados, fortaleciendo sistemas de justicia transicional e instituciones claves para el posconflicto, promoviendo los derechos humanos y la inclusión socioeconómica de poblaciones excluidas, mejorando el acceso a una educación de calidad, promoviendo la inversión y la gobernanza en el sector extractivo, entre muchos otros proyectos.

Al celebrar los 20 años de la firma del Tratado de Ottawa sobre la prohibición de minas antipersonas, que hoy cobra toda relevancia, apoyamos también el desminado humanitario, ya que creemos que es el camino que se debe seguir para que, en un futuro no muy lejano, Colombia sea un país libre de sospecha de minas antipersonas.

Canadá continuará apoyando los esfuerzos de los colombianos para hacer realidad un país en donde las oportunidades no estén limitadas para unos pocos.

Hace poco, en el marco del Día Internacional de la Niña, tuve la oportunidad de conocer a Leonela, una joven de Tumaco, quien ejerció como Embajadora por un día. Sus palabras, carisma y liderazgo ratificaron que ahora, más que nunca, jóvenes, mujeres y niñas deben tener un papel central en la consolidación de la paz. De igual forma, este encuentro me confirmó la relevancia de la nueva Política de Asistencia Internacional Feminista de Canadá, la cual promueve la igualdad de género y el empoderamiento de mujeres y niñas, así como de otros grupos vulnerables, como la forma más efectiva para reducir la pobreza y construir un mundo más inclusivo, pacífico y próspero. Con esta política, Canadá continuará abriendo espacios para que niñas como Leonela alcancen su máximo potencial y puedan contribuir con el desarrollo de sus familias, comunidades y país.

Definitivamente, hay un reconocimiento cada vez mayor del enorme potencial de la economía colombiana. He tenido la oportunidad de reunirme con algunas de las más de 100 empresas canadienses que operan en el país y veo que muchas se han convertido en agentes de transformación social y económica en Colombia. En 2011, Canadá fue el primer país del G-7 en firmar un acuerdo de libre comercio con Colombia. Este acuerdo ha mantenido el dinamismo en nuestra balanza comercial, que se caracteriza por ser complementaria para ambas economías. Por otra parte, tuvimos a 25 negociadores canadienses en Cali, quienes trabajan para fortalecer la integración con la Alianza del Pacífico, iniciativa en la que hemos creído desde su inicio. Canadá fue invitado a convertirse en Estado Asociado de este bloque comercial durante la pasada Cumbre realizada en Cali y tenemos gran expectativa por estas negociaciones.

El presidente Santos viajó a Canadá para afianzar la excelente relación entre ambos países y que, como les he comentado, involucra áreas diversas. Puedo decirles que Canadá continuará apoyando los esfuerzos de colombianas y colombianos para hacer realidad un país en donde las oportunidades no estén limitadas para unos pocos; en donde las mujeres y las niñas disfruten plenamente de sus derechos y en donde el derecho a vivir en paz se materialice cada vez más.

MARCEL LEBLEU
* Embajador de Canadá en Colombia

MÁS COLUMNAS

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA