Iceberg Trump (II)

Iceberg Trump (II)

Se esperan anuncios más ambiciosos para reducir emisiones. ¿Bumerán en formación?

09 de junio 2017 , 12:00 a.m.

Escribí el año pasado aquí que Trump era una especie de iceberg que escondía el pensamiento equivocado de un sector decadente de la sociedad. Del color de la alerta naranja. Hoy en alerta roja, no hay duda de que esa ‘manera decadente de pensar y de actuar’ se equivocó al elegirlo. Si él no se ha dado cuenta y mantiene su gesto desafiante y su estulta argumentación para retirarse del Acuerdo de París, estamos frente a un caso clínico. Que confirma una sospecha de muchos y descubre una evidencia más preocupante que la salida del Acuerdo: ese señor no está bien de la cabeza.

Si hizo lo que hizo para congraciarse con los decadentes y, de paso, desafiar a la sociedad civilizada del mundo, que ha dado elocuentes muestras de no contarlo entre los suyos, logró el efecto contrario: unió al mundo en contra suya. Unió lo que no pudo unir el propio Acuerdo de París en su grupo de los no estatales: ciudades, empresas, académicos y científicos. Unió, por ejemplo, a las empresas del sector energético con las de servicios (a quienes queda más fácil reducir emisiones). A Exxon con Google, a Chevron con Microsoft.

El siguiente dato confirma el efecto bumerán que su decisión produjo: había armado un consejo asesor económico con empresarios de los sectores duros de la economía, quizás con la esperanza de que le avalarían sus políticas, pero ocurrió que @elonmusk, de Tesla Motors; @RobertIger, de Disney; y @LloydBlankfein, de Goldman Sachs, renunciaron en señal de protesta. Musk trinó: “Abandonar París no es bueno para el mundo”. Los empresarios no entienden que Trump vaya en contra de una tendencia económica clara, la de avanzar hacia el negocio de las energías renovables y privilegiar estrategias de transición energética como el gas natural (casos Exxon y Chevron). Mike Bloomberg lideró el documento ‘Aún estamos adentro’ en nombre de un gran número de ciudades, estados, empresas y organizaciones estadounidenses.

Trump dijo que había sido elegido por Pittsburgh y no por París. Allí votó el 75 por ciento en su contra, y Pittsburgh se unió a 210 ‘ciudades clima’ para defender París (97 millones de estadounidenses). Se esperan anuncios más ambiciosos para reducir emisiones. ¿Bumerán en formación? Tal vez, pero falta más. El iceberg sigue ahí: en la soledad peligrosa de un océano encrispado. Zeus se apiade del mundo.

MANUEL GUZMÁN HENNESSEY

MÁS COLUMNAS

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA