Houston y nosotros

Houston y nosotros

La ‘ola invernal’ en 2010 nos costó 6.500 millones de dólares: el 5,7 % de nuestro PIB.

01 de septiembre 2017 , 12:00 a.m.

Me puse a mirar los datos de Houston y a preguntarme si serán procesados con responsabilidad no por los institutos científicos del Sistema Nacional Ambiental (Sina), que hacen bien sus deberes, sino por el alto Gobierno, responsable de disponer los recursos para aumentar la resiliencia del país ante fenómenos similares.

Según datos de Planeación Nacional, lo que puede pasar aquí es que si el Estado no toma las medidas preventivas adecuadas, perderemos un promedio anual de 0,5 % del PIB, entre 2011 y 2100. Esto equivale a 3.828 miles de millones de pesos (3,8 billones) al año. La cifra no es exagerada, pues la llamada ‘ola invernal’ 2010-2011 nos costó 6.500 millones de dólares (datos de Cepal): el 5,7 % de nuestro PIB.

Lo que está pasando en Texas, un huracán agravado por cambio climático, lluvias nunca antes vistas, pérdida de vidas, infraestructuras, cosechas, no se puede calcular aún. No obstante, Trump, fiel a su lógica única, salió a decir que ese estado es muy rico y no habría nada que no pudiera afrontar. Peor que lo de Houston es lo de Bangladés, Nepal e India. Allí van más de 41 millones de personas afectadas.

Lo que está pasando en Texas, un huracán agravado por cambio climático, lluvias nunca antes vistas, pérdida de vidas, infraestructuras, cosechas, no se puede calcular aún

Ahora bien, cuando me puse a mirar lo que está haciendo el Gobierno encontré algunos datos, que aquí ofrezco y no me dejan dormir.

1) El bien concebido discurso de crecimiento verde está disociado de las previsiones presupuestales para alcanzarlo; 2) el crecimiento incluye fracking, aunque el ministro de Ambiente ha dicho que el país no está preparado para ello; 3) habrá que ‘crecer verde’ con un recorte drástico de dos presupuestos para atender dos frentes esenciales, el de ciencia, tecnología e innovación, de 320.000 millones a 222.000 millones, y el de ambiente y desarrollo sostenible: de 632.000 millones a 232.000 millones; 4) con ese presupuesto reduciremos la deforestación, que creció 44 % en 2016; 5) con esta plata cumpliremos las 169 metas de los ODS para entrar a la Ocde; faltan temas. Me pregunto: ¿servirá la lección de Houston para replantear lo prioritario? Precisamente porque no alcanzaremos a crecer más del 2 %, debemos priorizar los sectores del futuro: la educación, el ambiente y el crecimiento, pero verdaderamente verde.

Otrosí: leer Laudato Si’, en estos momentos de visita papal, no nos vendría nada mal para entender qué es lo esencial aquí.

MANUEL GUZMÁN HENNESSEY

MÁS COLUMNAS

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA