Del caos al orden

Del caos al orden

En un país serio, es la gente quien define su destino colectivo sin necesidad de liderazgos personalistas.

13 de octubre 2016 , 07:16 p.m.

Cuando acabe de verdad la horrible noche y aquí haya paz. Cuando las fuerzas que hoy se manifiestan en favor de la sensatez acaben por imponer la lógica de la vida sobre la muerte. La concordia sobre la guerra. Cuando el Gobierno y las Farc acuerden lo que han de acordar y se disipen las dudas de quienes dijeron No. Cuando todo ello ocurra, y va a ocurrir. Entonces habremos dado un paso hacia nuestra madurez de nación. Habremos aprendido a superar los temores al cambio y a navegar en medio de incertidumbres hacia puertos seguros. En un país serio, es la gente quien define su destino colectivo sin necesidad de liderazgos personalistas.

Lo que hemos visto en estos días es eso: gentes de todos los sectores reclamando el poder colectivo. Jóvenes, pueblos indígenas, trabajadores, empresarios, industriales, medios de comunicación, universidades, redes sociales, artistas. Léanse democracia real, constituyentes primarios, soberanías y ciudadanías activas, diversidades, encuentros entre las múltiples Colombias. Si uno lee el excelente recuento de Marisol Gómez sobre el proceso, y al compañero Corral y H. Acosta, entiende que la dinámica que fue tomando acabó por superar los protagonismos personales. Su condición caos-orden lo caracterizó como un proceso histórico cuasi autónomo contra el que ya no caben más lecturas que la expresión colectiva de una sociedad en vías de normalización.

Autoorganización es el nombre que los teóricos dan a esta dinámica. Concepto que se deriva de la biología y que asimila la conducta de los organismos como metamodelos complejos. La sociedad se comporta como un organismo que se adapta a la incertidumbre mediante mecanismos aprendidos de su interacción con el ambiente. Y se autocompone cuando pierde el rumbo, se encamina hacia el progreso por instinto social, pasa de estados caóticos a órdenes mejorados.

El acuerdo podrá, por supuesto, ajustarse, pero no hacerse de nuevo, pues se trata de un sistema que se autoorganizó durante varios años. Con la participación de actores que leyeron bien la dinámica del sistema mayor que lo contiene: la sociedad colombiana. El Presidente, en este caso, no tiene la llave de la autoorganización, debido a que esta, ya lo dije, es cuasi autónoma. Pero sí tiene el mandato ciudadano para conducirla por donde la sociedad entera ha dicho que quiere transitar, por la paz.Manuel Guzmán Hennessey@GuzmanHenessey

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA