Los disfraces nacionales

Los disfraces nacionales

El de vampiro llevan usándolo varios años los que se roban los recursos de la alimentación escolar.

28 de octubre 2017 , 12:00 a.m.

Llegaron los días de las máscaras, de los disfraces. No me refiero a que empezaron las campañas políticas, sino a que estamos en Halloween, una de las tradicionales fiestas de la humanidad.

Y perdónenme, pero se nos va la mano en algunas pintas. Como si no viviéramos en un país violento, o en unas ciudades donde nos matamos todos los días, a muchos les da por calarse un espantoso machetazo en la cabeza o cargar una puñalada o mostrar sangre a chorros... Para eso va uno a las urgencias de los hospitales, donde hay tantos friquis friquis mortis.

Si queremos mostrar lo que somos, funciona vestirse de políticos, y para ello se pueden hacer comparsas de unos 30 pinochos diciendo en coro triqui triqui Halloween, quiero firmas para mí, y si no me dan, se les jode este país. Claro, es malo generalizar, hay candidatos serios. Como el del Polvo Democrático.

A todos los niños tenemos que ponerles un traje de protección y no darles un simple dulce, sino hacerles dulce la vida.

También se pueden usar máscaras gruñonas, porque varios de nuestros queridos políticos no se disfrazan de Pedro Picapiedra, por ejemplo, sino de Pedro picapleitos. No se les pide que vistan de Santa Teresa de Jesús, pero al menos que se pongan un traje de la tolerancia, bien fajado con cinturón de cuero de respeto.

Y para representarlos a todos, a los del ‘cartel de la toga’ y a los demás, el disfraz más vendido debe ser el de rata, o el de Roben-Hood. El de rata, me dijeron en el centro comercial Alí Babá, se ha vendido mucho todo el año. Siempre hay turnos, tanto que se pisan la cola en la cola, pero les importa un rabo. El de vampiro llevan usándolo varios años los que se roban los recursos de la alimentación escolar. Los miserables que se comieron las loncheras de los niños.

El disfraz de paloma está de moda. Pero, como aquí, en esta política de máscara contra máscara, hasta para dejar de matarnos hay odio y división, también se vende el de cazador de tiro al pichón. Uno que poco se usará este año es del piloto, cuyo paro está saliendo más caro que la consulta liberal.

Pero esta debe ser, sobre todo, una fiesta de los niños, para los niños y por los niños. Para reflexionar sobre cómo los estamos tratando.

Porque estremecen, por ejemplo, casos como el de Ibagué, donde, en una casa del terror, dizque unos supuestos protectores se disfrazaban de monstruos y torturaban a unos menores con discapacidad cognitiva. Dicen que los vecinos escuchaban en las noches gritos desgarradores, pero ellos no abrieron la boca, ni el ICBF escuchaba, ni la Policía sabía. Si se comprueba, que les pongan a los monstruos un disfraz a rayas. Triqui triqui Halloween, justicia para mí, digo en nombre de esos seres maltratados.

Esta sociedad está atropellando a la niñez. Según Medicina Legal, entre enero y marzo de 2017 practicó 4.315 exámenes médicos a menores de entre 0 y 17 años por denuncia de abuso sexual. Es decir, 48 por día. En el 2016 se reportaron 17.908 casos. Esa es la más brutal violencia.

Eso, cuando no matan a los niños. ¿Recuerdan el caso de la madre y el padrastro, en Medellín, acusados de matar a golpes a un niño de solo dos años? Y esta semana, en el barrio El Jardín, en Bosa, un tipo disfrazado de sicario mató a un niño de 8 años, al parecer por dispararle al padre de este. En Bogotá matan, en promedio, a 5 niños cada mes.

Perdón por amargarles esta fiesta, queridos lectores. Hay que disfrutar, hay que celebrar, pero todos debemos ponernos el vestido de la justicia. Fiscalía, ICBF, Policía, jueces, ciudadanos: a todos los niños tenemos que ponerles un traje de protección y no darles un simple dulce, sino hacerles dulce la vida. Recuerden esta frase de Rabindranath Tagore: “Cada niño, al nacer, nos trae el mensaje de que Dios no ha perdido aún la esperanza en los hombres”. Pero aquí, uno duda. Por Dios, cuidémoslos, respetémoslos. Son la futura sociedad.

LUIS NOÉ OCHOA

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA