La paz es de todos

La paz es de todos

¿Acaso lo mejor es que fracase Santos, aunque nos matemos, aunque fracase Colombia? Piénsenlo. La paz es de todos. Y del país.

09 de septiembre 2016 , 07:52 p.m.

Cuando escribo esta columna, 39 deportistas paralímpicos colombianos en Brasil dicen Sí a no ser inferiores, a ver, con máximo orgullo y emoción hasta las lágrimas, elevar la bandera de Colombia y oír el “¡Oh, gloria inmarcesible!”. Todo, producto de su esfuerzo, de su coraje, de su ejemplo de no rendirse, de amor a la vida, aun con limitaciones. Muchas gracias.

Nairo Quintana, ese sencillo hombre de apenas 1,67 m, pero un ciclista gigante, con piernas de acero, nacido en olor de campo, dice Sí a jugarse a fondo, con las fuerzas que heredó de su tierra boyacense, de libertad, papera, de cubios, habas y cebollas, a ver si el domingo pone también en la cima, ¡Oh, gloria inmarcesible!, a nuestro país en España. Unos y otros, con orgullo por vestir la camiseta, por vestir de gloria a Colombia. Muchas gracias.

Y millones de campesinos que dicen Sí a no abandonar el agro, poco productivo aún, irán a tomar el surco, a coger café, a moler caña, a ordeñar vaquitas fiesteras que bailan con el grupo Nuche, todos haciéndole fuerza a Nairo; millones van ¡apretaditos, ay, apretaditos! en buses en las ciudades; miles de soldados estarán alertas defendiendo la frontera, cuidando un pueblo, cuidándonos a todos, exponiendo su vida por la nuestra, seguramente confiados en que digamos Sí a no matarnos más, a que la bandera se ice en lugar de que se doble sobre un féretro, o de que otros sean enterrados en plena selva, sin misas ni adiós familiar. Muchas gracias.

Todo eso es Colombia. La del estudiante, la de los paralímpicos y Nairos y campesinos, oficinistas y soldados y policías que quieren vivir en paz. Pero también la de unos políticos que pelean por deporte, a los que les importan un cubio todos estos anhelos. Primero están su ego, su orgullo, su poder, los grandes cargos.

Esta semana el Consejo de Estado declaró nula la elección del procurador Alejandro Ordóñez. A lo hecho, pecho, porque fue en derecho. Y el Procurador, en tono gobiernista, como en el caso de las aguas territoriales, dijo: “Acato pero no aplico”. E hizo el chiste del año: “Se acaba de cumplir el primer pacto de La Habana: la expulsión del Procurador”. Je, je.

Él, que es un buen jurista, sabe que el asunto es legal. Él, que es tan católico, sabe que estaba en pecado constitucional. Salió en la última etapa, sin la gloria de Nairo, porque eso de los relevos, el ‘carrusel’, ‘yo te elijo, tú me eliges’, es prohibido. Su salida nada tiene que ver con el plebiscito. Dura lex, sed lex, ¿cómo la vex?, dijo un amigo.

Pero lo que seguirá es más pugnacidad. Más división, más odio. Ya los enemigos de este proceso hasta le están escribiendo a Trump, que es como un procurador con peluquín, y a Hillary, para que digan No. ¡Por Dios!, como dice Uribe.

Lo pactado en La Habana no es perfecto, Procurador y uribistas, pero es lo mejor. Habrá justicia y reparación, ustedes saben. No la deseada, pero se acaban las Farc, que era lo que se pedía durante muchos años. Ya hay 1.653 millones de dólares de cooperación internacional para la paz, y de golpe le pillan las grandes fortunas a esa guerrilla. Lo peligroso es la guerra verbal, que eterniza la guerra real.

¿Piden justicia? Pero no callen, entonces, ante el asesinato de la líder social Cecilia Culcué en Corinto, Cauca, el martes pasado. Una mujer pacífica, trabajadora, colombiana, que era dueña de la finca donde se instalaría una de las zonas de concentración de la guerrilla. ¿Quién la asesinó? ¿Por qué? Al menos preguntemos. Y protestemos por cada muerto.

¿Acaso lo mejor es que fracase Santos, aunque nos matemos, aunque fracase Colombia? Piénsenlo. La paz es de todos. Y del país.

Menos mal existen los deportistas. Muchas gracias.

Luis Noé Ochoa
luioch@eltiempo.com

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA