Ayúdenos, Sarita

Ayúdenos, Sarita

Se necesita revisar a fondo la degradación social. Y no dejar solos a los menores.

29 de abril 2017 , 12:00 a.m.

Hoy, querido lector, es posible que al terminar de leer esta columna, quede triste, dolido, preocupado. No entiende uno hasta dónde ha llegado la degradación humana, que haya seres capaces de cometer abuso sexual contra una bebecita de meses. O una niña de 3 años, o de 5, o de 10. Pero hay bestias humanas capaces de escupir las flores, que es abusar y golpear a niñas y niños indefensos, hasta llevarlos a la muerte. ¿No saben de ternura? ¿No los conmueven su llanto y su clamor?

Seguramente tienen un raye mental –como dicen hoy los muchachos– y no han recibido atención, nadie se ha dado cuenta, no acuden al psicólogo; o vienen de hogares de violencia, están alicorados o con algún alucinógeno encima. Lo impresionante es que pasa todos los días, a cada momento en este país en el que algunos dirigentes se distraen en disputas y en sembrar odios y no se pronuncian, ni salen a marchar ni claman justicia en estos escalofriantes casos.

Este martes, el Día Internacional contra el Maltrato Infantil, nada menos, se fue al cielo Sarita, vestida de blanco como los ángeles. Ella murió el sábado pasado en el hospital Federico Lleras, de Ibagué. Había nacido, como tantos niños aquí, sin muchos de sus derechos: sin el derecho a ser feliz, ni a ser protegida, ni respetada ni a ser amada, tal vez. Porque hoy muchos niños llegan a este mundo condenados a sufrir y se vuelven un problema, un estorbo y hasta los regalan, como a las mascotas, porque hay muchos en la casa y poca comida. Qué dolor. Así que el problema también es social, de planificación.

Poco a poco perdemos la capacidad de indignarnos y las víctimas terminan olvidadas. Y las denuncias, desoídas

Sara, sin derecho a elegir, fue entregada en custodia a una madrina, que no fue capaz de protegerla. Finalmente la llevó al médico casi moribunda, con desnutrición, dijeron, y con un trauma craneoencefálico severo, y con unas heridas en el tórax y otras en el alma. Y violada.

En el municipio Fuentedeoro, Meta, un soldado de permiso, que iba acompañado del diablo en uniforme del horror, violó a otra niña, de solo 4 meses, hija de su hermanastra.

Es otro horror, pero, para mayor desgracia, estos hechos se producen cada hora. En los primeros tres meses de este año, Medicina Legal practicó 48 exámenes diarios en todo el país por violación sexual contra menores. O sea, dos por hora. 4.315 agresiones sexuales a niños iban en 90 días.

Lo grave es que violación más violación, elevado a la penosa impotencia, da insensibilidad social. Y poco a poco perdemos la capacidad de indignarnos y las víctimas terminan olvidadas. Y las denuncias, desoídas.

No, no podemos olvidar nunca la vejación de Yuliana Samboní, de 7 años, por parte de un arquitecto que dejó derrumbar su vida. Ni a Sarita, ni a la niña de 4 meses ni a los 17.908 menores víctimas cada año.

La castración química, o con alicate, de violares es justa. Y los 60 años de prisión que impone la ley. Justicia plena, por Dios, señores jueces. Pero se necesita revisar a fondo la degradación social. Hay que hacer campañas para despertar conciencia, educar, para concientizar acerca de que los peligros para los niños están cerca, que los lobos son familiares. Se necesita educación sexual y en valores; se requiere urgentemente revisar la salud mental.

Y que todos: educadores, academia, papás, sobre todo, seamos amigos de los niños, que no estén solos, que sientan confianza. Porque en las redes sí les hablan unos criminales disfrazados de ballenas azules que les ponen retos, incluso el de suicidarse.

Sarita, pida a Dios que ilumine a los investigadores para que haya justicia en su caso. Y pídale que si hemos perdido tanto, al menos no se haya extinguido la capacidad de repudio y seamos capaces de defender a todos los niños.

LUIS NOÉ OCHOA
luioch@eltiempo.com

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA