Hora de construir

Hora de construir

Es una invaluable oportunidad para que la sociedad se movilice y se haga sentir. Para que les haga entender a los futuros aspirantes a ocupar la Casa de Nariño que queremos aprovechar el horizonte de oportunidades que se abre con la paz.

06 de enero 2017 , 06:27 p.m.

Terminó el 2016, plagado de noticias y acontecimientos, unos muy positivos y otros bastante negativos. Y comienza un período de transición cuyas implicaciones globales y locales trazarán el camino a corto, mediano y largo plazo para medio mundo. Para Colombia, el año que empieza será particularmente complicado. Por una parte, se inicia el ingreso de 15.000 excombatientes a la sociedad civil, y en ese proceso todos, de alguna manera, tenemos que tomar parte. Por la otra, son como veinte los políticos que, hasta ahora, han dejado saber que aspiran a ser el próximo presidente de la república.

El mundo seguirá alerta ante la imparable escalada terrorista del Estado Islámico y sus ataques indiscriminados en diferentes países, las guerras civiles en Siria y Libia, los conflictos en Yemen, Paquistán, Afganistán, Turquía y el Medio Oriente en general; Boko Haram en Nigeria, el polvorín nuclear en Corea del Norte, la salida del Reino Unido de la Unión Europea y el creciente problema de la crisis de refugiados y su impacto local y regional, particularmente en el escenario político y económico europeo.

Estados Unidos y el mundo esperan con ansiedad –y temor– las primeras señales que dará el populista, inexperto, imprudente, sexista, xenófobo e impredecible Donald Trump una vez entre a ocupar el puesto más importante y poderoso del mundo. Para fortuna global, eso esperamos, la existencia de una institucionalidad sólida seguramente evitará que el señor de pelo naranja entre ‘metiendo candela’ a diestra y siniestra.

En nuestra vecindad, Venezuela tendrá que decidir. O sigue al garete, dando tumbos a discreción de otro peligroso populista cuyo poder real disminuye ante la total dependencia del petróleo, que ya no es fuente inagotable para un fisco cada vez más empobrecido, o prevalece la creciente inconformidad de un pueblo harto de discursos altisonantes de igualdad y justicia social mientras escasean los productos básicos y la democracia brilla por su ausencia.

Y en Colombia, tras la incertidumbre por el sorpresivo triunfo del No en el plebiscito, seguido por las buenas noticias del premio Nobel, la firma del acuerdo de paz modificado y el inicio de su implementación luego de la aprobación en el Congreso, el camino ofrece muchas ilusiones y esperanzas, aunque no exentas de enemigos, dificultades y obstáculos.

Por eso, al país, y particularmente a su clase dirigente, le llegó la hora de empezar a construir en lugar de destruir. Muy probablemente, el hecho de iniciar un año preelectoral puede dar pie para que se potencien y multipliquen las mezquindades políticas y personales, alimentadas por la envidia y la ambición de poder.

Pero también es una invaluable oportunidad para que la sociedad se movilice y se haga sentir. Para que les haga entender a los futuros aspirantes a ocupar la Casa de Nariño que queremos aprovechar el horizonte de oportunidades que se abre con la paz, y exigir que la reconciliación y el interés común prevalezcan sobre el resentimiento, el rencor y las veleidades personales.

Aunque ningún acuerdo de paz ha sido perfecto, el de Colombia es reconocido como uno de los mejores. Y el silencio de los fusiles y de las bombas es de por sí un gran aliciente para no darle la espalda al mayor reto que tenemos como sociedad: erradicar la violencia –en todas sus manifestaciones– como medio para dirimir diferencias.

El país que empezamos a construir este año es el escenario en donde crecerán y se educarán los niños y los jóvenes que tienen la envidiable oportunidad que posiblemente ningún colombiano vivo hoy ha tenido: crecer en una nación en paz. Nuestra responsabilidad es tomar la decisión acertada: dejarles un terreno abonado de esperanza y oportunidades de progreso, o insistir en campos minados de guerra y odio.


Lucy Nieto de Samper

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA