Licencia para matar

Licencia para matar

El poderoso ‘lobby’ de la ANR impide poner fin al desenfreno armado en los Estados Unidos.

09 de octubre 2017 , 12:58 a.m.

Ni en las películas más sangrientas del Oeste se escenificó una masacre como la ocurrida en el corazón de esa legendaria región de los Estados Unidos durante el reciente Festival de la Cosecha de la Ruta, 91 en Las Vegas. No pudo ser más cruel el cierre de esa celebración tradicional de música ‘country’ que se realiza en aquella vía, hoy confundida con el famoso ‘strip’ donde se encuentra la mayor concentración de hoteles y casinos del mundo.

Cuesta trabajo creer que el autor de semejante matanza fue un hombre de 64 años que vivía con una compañera en un tranquilo conjunto habitacional para personas retiradas. Se sabe que este hombre, Stephen Craig Paddock, iba a los hoteles y casinos de la ciudad, donde jugaba y asistía a los espectáculos. No tenía antecedentes penales. Según sus conocidos, no poseía marcadas inclinaciones políticas o religiosas. Tampoco, dificultades económicas. Nada que indicara un motivo. Sin embargo, planificó y llevó a cabo la peor carnicería causada por un asesino en la historia de los Estados Unidos.

Pasarán meses antes de que se pueda determinar qué lo llevó a cometer semejante crimen, pero hay algo que sí se sabe con certeza: horrores como este no serían posibles si en Estados Unidos no fuera tan fácil armarse. Y lo peor es que no hay posibilidad de que cambie la legislación que permite allí la venta de armas. Nada va a pasar ahora, como no pasó en otras ocasiones en las que decenas o cientos de personas fueron asesinadas por gente como Paddock. El Congreso no actuará porque el derecho de armarse fue convertido hace tiempo en una bandera invencible, amparada por la Segunda Enmienda de la Constitución, adoptada en 1791 y declarada intocable, aunque su razón de existir desapareció hace mucho tiempo.

En aquel año, el país recién nacido enfrentaba el peligro de que la Gran Bretaña se lanzara a la reconquista de sus excolonias americanas, y por esto la aludida enmienda autorizó al pueblo a armarse en defensa de la seguridad nacional. Pero los fabricantes de armas aglutinados en la Asociación Nacional del Rifle (ANR), el ‘lobby’ más poderoso del país y uno de los principales dispensadores de ‘mermelada’ a los políticos –entre ellos, al mismísimo Donald Trump–, convencieron a los estadounidenses de que el derecho a comprar armas es consustancial a su ciudadanía y han frenado hasta el más mínimo intento de limitarlo. Ellos se tapan con la bandera nacional y defienden a muerte el derecho a armarse, que les ha servido para enriquecerse y ejercer poder sobre el Congreso mediante la financiación de las campañas electorales. Las acciones de los fabricantes subieron en promedio un 3 por ciento en las 24 horas siguientes a la matanza de Las Vegas, y se sabe por qué: sus ventas aumentaron porque la reacción de muchos ante la tragedia fue armarse más.

El uso de armas solo ha sido prohibido parcial y fugazmente en los Estados Unidos un par de veces: primero, fueron vetadas a los negros en los estados del sur tras la emancipación de los esclavos; y más recientemente, en 1994, se frenó la venta de las armas de asalto por un lapso de diez años, que no se extendió después. La última vez que un presidente se unió al reclamo de quienes buscan controlar la venta de armas fue en 2016, cuando Barack Obama lo hizo después de la matanza que produjo otro asesino en un club nocturno de Orlando usando un fusil semiautomático AR-15, igual a uno de los empleados por Paddock en Las Vegas. Pero lo más que logró Obama fue que se exigiera a los vendedores en los estados fronterizos de California, Arizona, Nuevo México y Tejas, reportar la venta de varias armas de asalto a una misma persona.

Los estadounidenses creen que armados estarán más seguros. Además, están convencidos de que la Constitución consagró para siempre, como un derecho sagrado, el de armarse hasta los dientes. Muy pocos comprenden que lo que existe en su país, en verdad, es una licencia para matar.

LEOPOLDO VILLAR BORDA

MÁS COLUMNAS

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA