Escuche al Papa... o a Irma

Escuche al Papa... o a Irma

El paso de la poderosa tormenta no es más que el abrebocas de lo que viene para todo el planeta.

12 de septiembre 2017 , 12:00 a.m.

Más que sorprendernos por los estragos del huracán Irma, su estela de destrucción y las tremendas inundaciones que dejó en varias zonas de la península de la Florida, deberíamos empezar a acostumbrarnos a ello. El paso de la poderosa tormenta no es más que el abrebocas de lo que viene para todo el planeta en las próximas décadas o, si quieren ser optimistas, en los siglos por venir.

No me refiero al ciclón, a los tremendos vientos ni a los temporales que lo acompañan. Hablo más bien de las inundaciones y la incertidumbre en las que Irma sumió a una inmensa región del planeta y que, con el calentamiento global, serán pan de cada día para todo el mundo, sin excepción.

Ver el corazón financiero de Miami inundado, así como cientos de viviendas en peligro por el incontrolable flujo de las aguas traídas por el huracán, es lo que nos espera de manera permanente cuando, con el incremento de apenas 5 grados centígrados en la temperatura global, los niveles de los océanos crezcan hasta 80 metros. Ya no habrá motobombas que valgan ni diques que contengan el fin de ciudades enteras. Irma solo vino para mostrarnos una ventana hacia el mañana.

El periodista científico Peter Brannen presenta en su libro The Ends of the World (Los finales del mundo) los distintos escenarios que a lo largo de millones de años han configurado las grandes extinciones de las especies que han habitado nuestra Tierra. De manera cruda y poco optimista, el autor plantea que ya estamos apenas a unos cientos de años de nuestro final. La muerte de la civilización que Brannen desmenuza en su libro de una manera sencilla.

¿Qué nos queda por hacer?

El Papa, sin ser santo de mi devoción, dejó en una de sus intervenciones un claro mensaje de protección del medioambiente

El Papa, sin ser santo de mi devoción, dejó en una de sus intervenciones un claro mensaje de protección del medioambiente que ojalá haya sido recogido por quienes hoy día tienen en sus manos la posibilidad de cambiar el norte de las políticas de protección ambiental en el país. ¿Será que sí lo escucharon?

¿Será que el ministro de Ambiente, a quien vimos en varias de las ceremonias papales, le cogerá la pita al patriarca universal cuando dijo “cuánta belleza natural para ser contemplada sin explotarla”?

¿Será que con ese mensaje basta para que el ministro Murillo detenga la licencia que ya anda tramitando la compañía Conoco Philips para hacer la exploración de yacimientos no convencionales de hidrocarburos, mejor conocidos como fracking?

¿Será que se atreve a revisar con lupa (y ojalá negar) la licencia que ya solicitó la Sociedad Minera de Santander (Minesa) para realizar la explotación subterránea de oro en la zona del páramo de Santurbán?

¿Será que el alcalde Peñalosa, el mismo de la selfi con el papa Francisco, se acuerda del momento en que el pontífice dijo que “es para nosotros una prueba decisiva verificar si nuestra sociedad (...) está en grado de custodiar lo que ha recibido gratuitamente, no para desvalijarlo, sino para hacerlo fecundo”? ¿Será que después de eso sigue con ganas de sustraer de la reserva de los cerros orientales toda una franja para beneficiar a los constructores? ¿Será que ya no buscará “desvalijar” la reserva Van der Hammen? ¿Será que abandona su empeño de llenar la ciudad con buses contaminantes?

Están muy bien los aplausos, las misas multitudinarias y hasta las selfis (lagartas) con el Papa, pero sería más honesto trabajar en la línea de su pensamiento. Admirar a Francisco no solo es posar junto a él como si fuera Britney Spears o Justin Bieber, porque, de ser así, todos son unos hipócritas.

* * * *

#PreguntaSuelta: ¿de verdad, ustedes no creen que desde algunas iglesias van a pedir el mismo tratamiento preferencial y multimillonario que el Estado colombiano le dio al papa Francisco?

JUAN PABLO CALVÁS

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA