Cuentas claras

Cuentas claras

¿De qué sirve este ejercicio de transparencia, cuando los candidatos no se lo toman en serio?

27 de febrero 2018 , 12:00 a.m.

En un país urgido porque sus políticos se conviertan en ejemplo de transparencia y honestidad, desde el 2013 se implementó una aplicación del Consejo Nacional Electoral llamada Cuentas Claras y que usted pude consultar fácilmente a través de internet (www.cnecuentasclaras.com). El ejercicio es sencillo: cada candidato debe ir actualizando la información sobre los ingresos y gastos de su campaña para que así se pueda hacer un seguimiento del manejo financiero de los aspirantes a cargos de elección popular.

En el portal se encuentra uno con varios formularios que han debido ser diligenciados por los candidatos, sus gerentes de campaña y sus tesoreros. Aparecen, entonces, el registro de donaciones, créditos y contribuciones a la campaña. Se disgrega el valor de los anticipos que se entregan por concepto de financiación estatal, se informa de los gastos de transporte, honorarios, arriendos, así como del costo de los eventos públicos. En fin, en el portal de Cuentas Claras aparece todo desmenuzado.

¿Pero de qué sirve este ejercicio de transparencia, cuando los candidatos no se lo toman en serio?

No voy a negar que las cuentas definitivas son aquellas que se presentan al cierre de la campaña, después de la elección, ¿pero por qué no se nos permite, como ciudadanos, ejercer el control desde antes de la elección? ¿Por qué hay candidatos que, sencillamente, no han actualizado su información de gastos e ingresos en esta campaña electoral, negándonos la posibilidad de hacer un control previo a la jornada electoral?

¿Por qué hay candidatos que sencillamente no han actualizado su información de gastos e ingresos en esta campaña, negándonos la posibilidad de hacer un control previo a
la jornada electoral?

Estuve buscando las cuentas de algunos de los nombres que brillan para las próximas elecciones de Congreso, y encontré muchas perlas. Comparto las siguientes:

Rodrigo Lara, candidato que encabeza la lista de Cambio Radical, indica en su formulario que su campaña ha tenido un valor de 83 millones de pesos, pero en ingresos apenas ha recibido 7 millones. ¿Cómo ha subvencionado el saldo de 76 millones? ¿Ayudas invisibles? Insisto: puede que el cuadro esté para actualizarse, pero, a hoy, las cifras no cuadran.

Más inquietante es el panorama del candidato al Senado de Cambio Radical Temístocles Ortega, quien en el Cauca tiene poderosa campaña de publicidad y no ha escatimado en eventos para promover su nombre al Congreso. Según las cifras entregadas por su campaña a Cuentas Claras, que, insisto, es un portal OFICIAL, su campaña ha tenido un costo de cero pesos y ha recibido cero pesos de ingresos. ¡El sueño de todo político, una campaña que salga gratis! Aunque dudo que las grandes reuniones del candidato Temístocles sean baratas.

Ese caso contrasta con el del formulario que presenta el candidato Richard Aguilar al portal de Cuentas Claras. Según los datos entregados por esa campaña, una cifra superior a los 608 millones de pesos ha costado ese empeño para conseguir una curul en el Congreso. Afortunadamente, el candidato no carece de recursos, pues, según el formulario, de su bolsillo o el de sus parientes salieron 900 millones de pesos para financiar esa campaña. ¡Qué afortunado! Sin embargo, déjeme destacar que, si llegara a ser electo, a punta de salarios de congresista se tardará en cubrir ese gastico de 900 millones unos 40 meses. Dejándole solo ocho salarios libres, de los cuatro años que esté en el Congreso. Mala inversión, ¿no?

De chiquito, en el colegio me decían que las herramientas eran para usarlas, y este debería ser un buen ejemplo de eso: si hay una obligación de mostrar siempre las cuentas de los políticos, deberíamos (ellos y nosotros) darles buen uso. ¿O será que no hay interés de que nosotros, pobres votantes, nos enteremos de la danza de los millones que representa cada campaña?

* * * *

#PreguntaSuelta: ¿será que los pilotos de Avianca pierden el pleito en Colombia, pero lo ganan ante la OIT y la CIDH?

JUAN PABLO CALVÁS

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.