‘Paisa’ de ida y vuelta (5 embarradas)

‘Paisa’ de ida y vuelta (5 embarradas)

Quedan interrogantes por resolver y alarmas prendidas que requieren acción eficaz del Gobierno.

30 de octubre 2017 , 01:38 a.m.

Más allá de su salida y su retorno, de haberse ido y haber vuelto, el extraño sainete de Miravalle deja al descubierto inmensas falencias en la implementación del proceso de paz que requieren urgentes ajustes por el bien de la sociedad colombiana.

Primera. Al Gobierno le está quedando grande la seguridad del mal denominado ‘posconflicto’.

Inicialmente fue uno, luego fueron cinco, veinte, decenas, y vamos en más de un centenar de líderes sociales asesinados. Hay una mano negra que no ha podido ser detectada ni contenida por el Estado, sumada a un fortalecimiento de grupos delictivos de distinto pelambre que se pavonean impunes y desafiantes por las zonas de las Farc. Y uno no sabe cuáles de ellos son socios, cuáles herederos y cuáles enemigos. El solo hecho de que fuentes cercanas a las Farc hubiesen atribuido a posibles amenazas de seguridad y a temores por su vida la salida del ‘Paisa’ de la zona refleja la gravedad del asunto.

Segunda. El despelote administrativo del Gobierno es colosal.

Cuando el viernes reinaba la incertidumbre sobre el ‘Paisa’, resultaba clara la confusión entre la multiplicidad de agencias del Gobierno. Ni siquiera ellos mismos sabían qué pasaba ni quién tenía que poner la cara, y fueron presa fácil de confusas conjeturas que terminaron reflejándose en unos medios de comunicación ávidos de tener una palabra oficial y unas redes sociales frenéticas en la iracundia especulativa de todos los bandos. Aunque hay algunos buenos funcionarios, el diseño institucional es delirante y la maraña burocrática de la paz resulta excesiva e ineficaz.

Tercera. Los incumplimientos recíprocos son inocultables.

Dicen fuentes de las Farc, y lo refleja un juicioso trabajo de Colombia 2020, que, además de los problemas de seguridad, “hay cansancio en las Farc por los incumplimientos del Gobierno con los planes de reincorporación”. Recuerden la famosa adecuación de las zonas, ejemplo manifiesto de ineficiencia y contratación cuestionada. Tampoco las Farc han dado pleno cumplimiento a sus obligaciones, abriendo inmensos interrogantes en materia de niños reclutados, armas, bienes y compromiso real con el desmonte del cartel de las Farc y sus aliados.

Cuarta. Tanto las Farc como la coalición de gobierno están agrietadas.

Nos habían dicho que una fortaleza de este proceso es que las Farc (a diferencia del Eln) tenían un mando único y acatado por todos y que el Gobierno era monolítico. Ni lo uno ni lo otro. El número creciente de disidencias y este episodio, junto con divergencias públicas de miembros de las Farc en torno de su partido y de la implementación del proceso, muestran grietas. En el Gobierno se perciben tendencias distintas entre ministerios (Justicia, Defensa e Interior, por ejemplo) mientras que la coalición parlamentaria está a punto de estallar y se conserva unida solo mientras de noche reparten raspado de ‘mermelada’ para la campaña antes de la vigencia de la ley de garantías.

Quinta. La mayoría de la gente no les cree ni al Gobierno ni a las Farc.

Volvió a quedar en evidencia que el grueso de la ciudadanía, tal como lo vienen reflejando todas las encuestas de opinión, no les está creyendo ni al Gobierno ni a las Farc. Así, el proceso no ha logrado ganar ni credibilidad mayoritaria ni adecuada legitimidad ciudadana, lo que, hacia el futuro, se convierte en una verdadera vulnerabilidad estructural para su legitimidad.

Nota final. El episodio termina con el publicitado retorno del ‘Paisa’ a la zona, lo que es mejor noticia que cualquier reflujo hacia filas armadas. No obstante, quedan muchos interrogantes por resolver y alarmas prendidas que deben atenderse con sentido constructivo e inmediato. Y no creo conveniente para Colombia que toda dificultad del proceso adquiera tintes apocalípticos, como tampoco es conveniente que el Gobierno tenga como única respuesta culpar a la oposición de todos los males que sus propias embarradas están causando.

JUAN LOZANO

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA