Ojo con el próximo Congreso

Ojo con el próximo Congreso

Denunciemos todo acto de corrupción de los candidatos al Congreso.

05 de febrero 2018 , 01:20 a.m.

Que buena parte de la plata que nos roban a los colombianos sea la que financie muchas campañas de congresistas explica en buena medida por qué tantas veces en los recintos parlamentarios se sacrifica el bien general por los intereses económicos de sus integrantes.

Porque muchos entienden el Congreso como una caja de herramientas para enriquecerse, como un instrumento de chantaje al Gobierno, y el producto de las extorsiones se materializa en cupos indicativos cuidadosamente asignados, en contratos y en puestos.

Porque muchos saben que los gobiernos débiles tarde o temprano abren las compuertas para permitirles robar más cuando necesitan aprobar un presupuesto, una ley, una reforma tributaria o un acuerdo de paz, y saben que la inmensa mayoría de ministros de Hacienda, con excepciones que se cuentan con los dedos de la mano, tienen un doble rostro: por un lado, el del sereno, profundo, lúcido y elocuente economista y por el otro, el de habilidoso, manzanillesco y manipulador politiquero de partidas ocultas para cuadrar las mayorías que el gobierno de turno requiera.

Porque muchos saben que el nivel de exigencia en el Congreso, en términos de desempeño parlamentario, es ínfimo. Pueden llegar tarde a las sesiones, y no pasa nada. Pueden dormir, roncar, hibernar, levitar, soñar, jugar, beber en las sesiones, y no pasa nada. Pueden no ir a las sesiones, y no pasa nada. No pasa nada, tampoco, si no presentan ningún proyecto de ley, si no convocan ningún debate, si no hablan nunca, si no rinden ninguna ponencia o si, simplemente, fieles a la práctica amada por ellos, le piden al Gobierno que les escriba las ponencias.

Nada de esto es nuevo. Calibán, hace más de 60 años, en estas mismas páginas, lo denunciaba. Y Jorge Eliécer Gaitán. Y Carlos Restrepo Piedrahíta escribía ensayos académicos desde el Externado hace 50 años, diciendo lo mismo. Y Galán. Y un centenar de columnistas. Sin embargo, el tema se ha agravado porque cada vez la desvergüenza es mayor. Lo que antes era excepción hoy es la regla. Se han vuelto más descarados y codiciosos.

Y los cupos indicativos resultaron peores que los auxilios parlamentarios. Y la circunscripción nacional generalizada en Senado resultó peor que las insuficientes circunscripciones territoriales.

Pero todo esto se repite porque la elección de congresistas le importa muy poco a la gente. El interés se concentra en la presidencia y se abandona a su suerte el Congreso. Luego la sociedad se queja, pero baja la guardia en momentos como estos, en los que se están desplegando todos los repertorios para que al Congreso vuelvan los mismos con las mismas, así pinten de otro color su logo, así cambien de afiche o se encarnen en sus parientes cuando las leyes les impiden hacerlo en carne propia.

Hay muchas normas anticorrupción. Letra muerta en muchos casos. La más reciente es la Ley 1864 de 2017, impulsada por la Fiscalía. Hay nuevos delitos electorales en materia de gerencia de campañas, fondos, topes. Exceder los topes es ahora un delito. Y está bien que así sea. Y que se estimule la denuncia. Y quien no reporte el pago recibido de un candidato para no volarse los topes se vuelve cómplice del delito y puede ir a la cárcel también.

La compra de votos, el constreñimiento al sufragante, la retención de cédulas, el fraude y la corrupción del sufragante tienen un régimen más severo. Ahora sí tiene sentido denunciar, grabar en los celulares actos irregulares o audios sospechosos y remitirlos a las autoridades. Identificar calanchines y operarios de estos delitos.

Si queremos que esto cambie y el Congreso nos represente dignamente a los colombianos de todas las tendencias políticas, necesitamos estimular todas las denuncias y controles ciudadanos para detener a quienes han convertido el Estado en su botín a través del Congreso.

Propongámonos todos, de izquierda, de centro o de derecha, votar por congresistas honrados y laboriosos. Colombia será mejor.

JUAN LOZANO

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.