Los niños torturados en Ibagué

Los niños torturados en Ibagué

El Estado no puede seguir siendo negligente e indolente frente a los derechos de los niños.

23 de octubre 2017 , 02:02 a.m.

Me pregunto yo: ¿cómo es posible que en una entidad que ejecuta convenios con el ICBF en Ibagué, Tolima, torturen niños? ¿Qué tipo de supervisión ejecuta el ICBF que tolera que conductas atroces reiteradas, repetidas y prolongadas en el tiempo no sean detectadas oportunamente?

La historia es desgarradora por los umbrales de la crueldad y por los testimonios que, tardíamente, se fueron recopilando y que dan cuenta de los horrores y atrocidades por los que hacían pasar a menores doblemente vulnerables. Y digo tardíamente porque, aunque más vale tarde que nunca, resulta francamente inaudito que si los vecinos del entrañable y tradicional barrio La Pola en nuestra capital musical de Colombia venían escuchando quejidos, gritos, alaridos, súplicas y llantos, la reacción del ICBF y de las autoridades en general no hubiera sido instantánea, inmediata.

“Muchos llamábamos a ese lugar la casa del terror, ya que los gritos desgarradores traspasaban las paredes y se escuchaban en las casas y en las calles aledañas”, relató a EL TIEMPO uno de los vecinos. “Los niños suplicaban que no les pegaran”, les dijo otro. “Especialmente de noche, yo oía alaridos desgarradores de jóvenes internados allí”, agregó un tercero.

Queda en evidencia que ni siquiera en el ICBF hay una comprensión integral y profunda sobre el alcance de la disposición constitucional que establece la prevalencia de los derechos de los niños en nuestra sociedad. Es como si los padecimientos y los sufrimientos de los niños les importaran poco. O pudieran esperar. O no adquirieran relevancia.

Pensé, entonces, en hechos recientes de público conocimiento que ratifican este inconstitucional, ilegal y desvergonzado desapego por los derechos de los niños. El primero, Medimás. La burocracia de la nueva entidad y la de la misma Superintendencia no se aseguraron de que no pasara un solo día en el que los niños con cáncer dejaran de recibir sus tratamientos. Al primer minuto en el que Medimás asumió el control de Cafesalud, esos convenios tendrían que haber estado listos. Era cuestión de vida o muerte para los niños.

El segundo es la reiterada falta de compromiso con los menores reclutados por las Farc que los propios negociadores del Gobierno aceptaron invisibilizar por muchos meses, olvidando que la Constitución Nacional los obligaba a exigir que primero se liberaran los niños y luego se concedieran los beneficios para los miembros de las Farc. Pero no. Aquí fue al contrario. Primero se habló de los beneficios para los comandantes y se escribieron muchas cuartillas del acuerdo y luego sí se ocuparon de los derechos de los niños con desgano, elusiones y olvidos.

El tercero es la sucesión de carruseles y carteles de la alimentación escolar que se reciclan por unos y otros departamentos y que vuelven a contratar con otras fachadas y otra razón social para seguir robándose la plata de la comida de los niños más pobres.

¿Puede haber algo más perverso, más canalla, más ruin que un político que abusa de su poder para llevarse el dinero de la comida de los niños de menores recursos a sabiendas de que en sus propias casas no tienen cómo brindarles los alimentos que les están robando?

Sobre los derechos de los niños quiero oír, en detalle, uno a uno a los treinta y tantos candidatos presidenciales que andan por ahí disputándose el voto de los colombianos. Es cierto que la campaña apenas está calentando motores, pero hasta ahora no he escuchado nada relevante sobre el tema.

También en esta campaña los niños están desaparecidos u ocultos tras toneladas de lugares comunes, planteamientos polarizantes, recolecciones de firmas y frases de cajón. Ojalá no terminemos, como siempre, en fotos de propaganda y abrazos a niños pobres usadas a manera de conveniente utilería para disimular el desdén profundo del Estado para con nuestros niños.

JUAN LOZANO

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA