La nómina gris

La nómina gris

En los cargos más importantes hay concesiones a políticos indeseables.

07 de agosto 2017 , 12:04 a.m.

No sorprende que algunos ministros de probada incompetencia sigan frescos en sus cargos. Este último ajuste de gabinete no tenía como propósito alinear a los mejores para las faenas de cierre, sino darles contentillo a los congresistas para no perder el apoyo de las mayorías parlamentarias en una legislatura incierta.

Más allá de las explicables molestias que generan sus nombramientos, justo es reconocer que tanto María Lorena Gutiérrez como Germán Cardona y Jaime Pumarejo son personas competentes y de bien. Sin embargo, la nómina completa de colaboradores de primera línea en ministerios, viceministerios, gerencias, superintendencias, direcciones, consejerías y secretarías luce muy insuficiente para enfrentar los complejos desafíos que plantea el remate de gobierno. Hay excepciones, claro está.

Desde el arranque del gobierno, Santos apostó por sacrificar eficacia, capacidad de ejecución y cumplimiento de compromisos en muchos ministerios e institutos con tal de mantener el control del Congreso. Y para todo lo bueno y todo lo malo, su estrategia le ha funcionado con unas mayorías dóciles y complacientes. Los milagros de la ‘mermelada’.

Por eso, en el mosaico de retratos de los 100 cargos más importantes del Gobierno parece posible identificar algunos mapas de extorsiones políticas consumadas en los que un alto porcentaje de los nombrados arrancan con tarjetas de propiedad expedidas a nombre de los políticos que los han promovido.

Solo así se explica que el Presidente no haya podido concluir su cacareado ajuste de gabinete. Hasta ahora vamos en el peor de los mundos para esta legislatura. La nómina gris entregada a la clase política no satisface todos sus apetitos, y por eso vuelven a amenazar con poner en peligro los asuntos neurálgicos para la implementación de los acuerdos.

Resulta angustioso el retiro de Sergio Jaramillo, con quien era posible mantener debates civilizados y constructivos a pesar de diferencias profundas. Jaramillo obró movido por sus convicciones, sin esperar votos a cambio ni mucho menos plata. Jaramillo tenía toda la memoria del proceso. Rodrigo Rivera tiene virtudes, sin duda, pero no conoce las entretelas de la negociación como su antecesor, y los cursos de aprendizaje en momentos tan delicados son peligrosos.

Descabezar a la indómita Cristina Plazas, que les cantó la tabla a las gentes de Hacienda por su maltrato presupuestal a los niños vía reclamaciones de los alcaldes, fue un verdadero sinsentido. Entre paréntesis, ojalá pudiéramos acompañar con más contundencia de opinión pública los reclamos justos por los dañinos, monumentales e inexplicables tijeretazos presupuestales en medioambiente, deporte, niñez y ciencia y tecnología, mientras se expiden decretos fresquitos para perpetuar el derroche habilitando hasta el gato de la Casa de Nariño y la alta burocracia para que viajen en primera y en clase ejecutiva.

Negarle el ministerio tantas veces prometido al experimentado Camilo Sánchez, quien es, además, hombre honrado, por causa de las intrigas rojas, luce equivocado, aunque lo haga muy bien en su nuevo cargo. Patrasearse en un nombramiento de alto calibre orientado a un relevo necesario por temor a cúpulas políticas es vergonzoso.

A la una, a las dos, a las tres, se adjudica la superintendencia al senador fulano. Pero usted, senador, cuadre con sus compañeros de bancada. A la una, a las dos, a las tres, se reversa la renuncia porque el ministro consiguió apoyo del partido. Pero les ayuda, ministro. A la una, a las dos y a las tres, se va para su nuevo cargo, así tenga investigaciones delicadísimas. Pero allá responde por sus amigos. Aquí hay presunción de inocencia... ya veremos qué pasa después.

Así, desde esta perspectiva, no es fácil saber si la advertencia del Presidente en su última ronda de medios es motivo de tranquilidad o de pánico: gobernaré el último año como si fuera el primero.

JUAN LOZANO

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA