Horrores en Tumaco

Horrores en Tumaco

La multiplicación de los cultivos ilícitos ha sido el motor de las viejas y nuevas violencias.

09 de octubre 2017 , 12:55 a.m.

Tapándose los ojos durante la negociación para negarse a ver el exponencial crecimiento de los cultivos ilícitos estimulados por las Farc mientras dialogaban en La Habana, se permitió que una situación compleja que venía gestándose en el Pacífico derivara en el polvorín catastrófico de delincuencia, disidencias, ‘farcrim’, narcos, guachos, cachis y davides que hoy tienen atemorizados y ensangrentados el alto Mira y Tumaco.

En materia de lucha contra el narcotráfico y cultivos ilícitos, los negociadores del Gobierno se dejaron meter todos los goles en Cuba. Estamos pagando caro los errores y los cálculos de quienes querían aterrizar desde la negociación en la arena política, como ya lo han hecho dos de los negociadores que juraban no tener ambiciones electorales para el 2018 y que desestimaron las voces que advertían, con fundamento en la evidencia concluyente, que las Farc eran a la vez guerrilla y eran cartel.

Al actuar improvidente del equipo de negociación en este frente se sumó el actuar improvidente del equipo responsable desde la Fuerza Pública de copar los espacios que estaban dejando libres las Farc. Estaban advertidos, pero poco hicieron para evitar que al, supuestamente, desmovilizarse la estructura narcotraficante de las Farc en la zona, esta fuera ocupada por los mismos con otro brazalete o por otros con el mismo brazalete para recibir la indulgente y falaz denominación de ‘farc residual’ desde las entrañas del Gobierno.

Pero no es solo un problema de la Fuerza Pública. La falta de una torre de control y una gerencia civil eficaz del proceso, originada por la dispersión de responsabilidades entre muchas dependencias oficiales y por la falta de claridad desde la propia Casa de Nariño, ha causado severos tropiezos administrativos que derivan en incumplimientos de los compromisos oficiales que suelen ser capitalizados por las Farc, quienes los denuncian con una prontitud que sería deseable a la hora de cumplir con sus propias obligaciones.

En buena hora decidió irse para la zona el general Naranjo. En este lacónico fin de gobierno, con el país descuadernado, el Vicepresidente es de las pocas reservas que le quedan a Santos con fortaleza para poner la cara, comprender lo que pasa y articular alguna respuesta coherente después de tantas ausencias y tantas vacilaciones. Su reacción ante las denuncias de la Defensoría del Pueblo sobre la presunta responsabilidad de la Policía fue correcta.

La confusión ha sido total. Las versiones de los servidores públicos, inconexas. Las contradicciones con las versiones ciudadanas, manifiestas. Dijo Salud Hernández: “Terrible tragedia la masacre en zona rural de Tumaco. Hay que investigarla bien, pero que sea la Fiscalía General. ONU y ONG no son garantía”. Su trino es revelador, sobre todo porque aquí ya a casi nadie le creen. La gente les cree poco al Presidente, a los militares, a los policías, a la ONU, a los políticos, a los funcionarios públicos, y cuando salen los supuestos voceros de las comunidades, antes de oír sus declaraciones, mucha gente suele preguntarse cuál camiseta lleva debajo de su camisa.

Y aunque Tumaco requiere de una atención urgente e integral que rectifique los errores cometidos, no se puede perder de vista el extenso recuento de episodios violentos recientes asociados con la erradicación que ha recogido Alfredo Molano en los departamentos de Nariño, Cauca, Guaviare, meta, Caquetá y Norte de Santander. El asunto es grave porque, además de la tragedia que implican las muertes, no se está cumpliendo con la acción social en esas zonas, ni se está comprendiendo bien lo que ocurre en las comunidades, ni se podrá cumplir con las metas de erradicación ni con los propósitos de sustitución de cultivos; de manera que estos territorios, en la práctica, se encuentran muy lejos de una paz sostenible y duradera. Los narcos ríen con sus fortunas y el pueblo llora con sus muertos.

JUAN LOZANO

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA