Algo más que bolsitas plásticas

Algo más que bolsitas plásticas

Apoyo la medida, que no se puede agotar en el simple cobro de 20 pesos.

03 de julio 2017 , 01:18 a.m.

Aunque la decisión del Gobierno de apoyar el impuesto a las bolsas plásticas obedeció más al propósito alcabalero y a un ánimo fiscalista de quienes siempre están listos para escarbar en los bolsillos de los colombianos, la medida tendrá efectos colaterales positivos en materia ambiental.

Es decir, de rebote, la olla raspada de las finanzas públicas y la avidez por el recaudo adicional de cualquier centavo terminaron permitiendo que se impulsaran iniciativas tributarias que en el Ministerio de Hacienda habían descartado con desdén al inicio del gobierno Santos cuando obligamos en el Congreso, al tramitar su primer plan de desarrollo, a que se adelantara con seriedad una valoración de alternativas de los llamados impuestos verdes.

Recuerdo que las negativas iniciales del Ministerio de Hacienda empezaron a romperse cuando en una audiencia, a la que fui amablemente invitado, entre Al Gore y Juan Manuel Santos, Gore, ícono global de las luchas ambientales, recomendó estructurar un esquema de tributos ambientales. Y, en honor a la verdad, el presidente Santos acogió la idea y dio el impulso que permitió dar el primer paso en esta ruta, aunque luego las recomendaciones se quedaron durmiendo en los anaqueles de Hacienda, hasta que la situación fiscal se tornó desesperada.

La mala articulación entre los ministerios de Hacienda y Ambiente nos privó de aprovechar de la mejor manera esta oportunidad y avanzar en forma contundente en la construcción de una conciencia ambiental actuante y constructiva. Es casi imperdonable que ante semejante coyuntura de oro para trabajar en la dimensión colectiva del consumo responsable, involucrando a productores, comercializadores y consumidores, no se hubiera estructurado una gran campaña masiva, pedagógica, convocante y motivante. Nos hemos quedado en que en las grandes superficies los clientes pagan 20 pesos por bolsa... y ya. Nada más.

Sin embargo, la oportunidad está servida para que las bolsitas se conviertan en detonante del consumo responsable y la estructuración integral de las responsabilidades posconsumo de productores y comercializadores, que no se agotan en pagar 20 pesos por una bolsa de plástico ni en sacar del cuarto de san Alejo una vieja talega de tela o un maltrecho canasto.

Es también coyuntura propicia para profundizar en un ajuste integral del Estatuto Tributario, de modo que deje de incumplir con los propósitos constitucionales de redistribución y construcción de equidad y para que, además, premie la producción limpia y castigue la que no lo es.

Adicionalmente, las bolsitas resultan útiles para volver a poner los asuntos ambientales en la agenda principal del país. El cacareado Acuerdo de París aquí avanzaba a paso de tortuga en el Congreso, ante la indolencia de la Cancillería. Si no es por el escándalo mundial que provocó la decisión de Trump de sacar a Estados Unidos de ese acuerdo, probablemente seguiría sin ratificar.

Finalmente, el recaudo de estas partidas debería conducir a un revolcón en la financiación del Sistema Nacional Ambiental (Sina). Como están hoy las cosas, derivando el grueso de las sumas destinadas al Sina de sobretasas prediales, las entidades responsables de la protección de ecosistemas absolutamente vulnerables tienen presupuestos famélicos. Basta revisar los ingresos paupérrimos de las corporaciones en la Amazonia, en la Orinoquia o en Chocó.

Con las anotaciones anteriores, pensando en las tortugas y las decenas de especies acuáticas amenazadas por las bolsas plásticas, en los alcantarillados taponados, en el paisaje guajiro convertido en infierno de bolsas plásticas y en el futuro de nuestro planeta, aplaudo la decisión adoptada y espero que pronto active una cadena de acciones indispensables para que no sea solo en el Ministerio de Hacienda donde se froten las manos de la dicha.

JUAN LOZANO

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA