Cumpliendo con la paz

Cumpliendo con la paz

Con el estatuto se dota al país de un poderoso instrumento para luchar contra la corrupción.

30 de abril 2017 , 04:20 a.m.

Esta semana, el Congreso reafirmó su compromiso con la construcción de la paz y el cumplimiento de los acuerdos, al aprobar el Estatuto de Oposición y la reforma constitucional que garantiza la creación del partido de las Farc una vez finalice la dejación de armas de ese grupo. Culmina de esta forma la primera etapa de la implementación legislativa de los acuerdos, y con ella se demostró la necesidad y la utilidad del procedimiento legislativo especial mediante el cual se están tramitando con celeridad, pero con amplio debate, las normas constitucionales y legales esenciales para brindar seguridad jurídica a la desaparición de las Farc como movimiento armado y su transformación en partido político en la legalidad.

En poco más de tres meses se aprobaron la ley de amnistía, la ley de voceros, la reforma constitucional que blinda hacia el futuro los acuerdos, la creación del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y no Repetición, que incluye la puesta en marcha de la Jurisdicción Especial para la Paz, la Comisión de la Verdad y la Unidad de Búsqueda de Personas Desaparecidas; el Estatuto de Oposición y, ahora, el acto legislativo que facilita la creación de la colectividad política que surja del desarme de las Farc.

Sin duda alguna, es una prueba contundente de la voluntad y decisión del presidente Santos, su gobierno y las mayorías del Congreso de cumplir los acuerdos asumidos por el Estado colombiano. Sin un procedimiento especial, la demora en la implementación habría podido hacer fracasar los acuerdos, como ha sucedido en otras naciones. Con la Ley de Amnistía y la JEP se aseguran las garantías jurídicas para que todo integrante de las Farc que se someta a esa jurisdicción y contribuya con verdad, justicia y reparación a las víctimas pueda obtener los beneficios de la justicia transicional. El blindaje jurídico de la paz se logró incorporando a la Carta Política el compromiso del Estado de cumplir lo acordado entre el Gobierno y las Farc sin necesidad de acudir al bloque de constitucionalidad.

Con el Estatuto de Oposición se salda una deuda democrática de 26 años que contribuirá a fortalecer los mecanismos de control y fiscalización a los gobiernos de turno en el orden nacional y territorial. La oposición tendrá acceso a medios, financiación, normas para evitar transfuguismo, audiencias ciudadanas para establecer la priorización de las obras estipuladas en el plan plurianual de inversiones, debates exclusivos para pedir cuentas sobre el cumplimiento de las metas del plan de desarrollo y la posibilidad para que los segundos en votación de las elecciones a cargos uninominales ocupen escaños en el Congreso, en las asambleas y en los concejos. Con este estatuto se dota al país de un poderoso instrumento para luchar contra la corrupción.

Finalmente, el acto legislativo de reincorporación política permite crear las condiciones para que se cumpla con el propósito final del proceso de paz; esto es, que los integrantes de la guerrilla dejen las armas de manera definitiva y comiencen a hacer política sin el uso de la violencia y la intimidación. El nuevo partido tendrá unas condiciones especiales durante los primeros ocho años, pero deberá cumplir con los mismos requisitos legales que cualquier agrupación en cuanto a estatutos, democracia interna, código de ética, entre otros.

Ahora viene la discusión de un nuevo grupo de iniciativas que consolidarán este esfuerzo nacional por construir una paz estable y duradera y que contribuirán a resolver los problemas que durante décadas no atendimos por estar dedicados a la guerra. Ellas son: la reforma de las regalías para invertir un billón de pesos en vías terciarias, la reforma política y electoral y el desarrollo rural contemplado en el punto 1 del acuerdo del teatro Colón, entre otras.

Estamos seguros de que seguiremos contando con el respaldo de los partidos políticos comprometidos a fondo con la paz de Colombia, que, por fortuna, son mayoría frente a los nostálgicos de la guerra.

JUAN FERNANDO CRISTO
Ministro del Interior

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA