Mundo bizarro

Mundo bizarro

Si van a decir ‘bizarro’ díganlo bien: valiente, arriesgado, generoso, lúcido y espléndido.

15 de junio 2017 , 12:00 a.m.

Tengo un amigo que odia, pero de verdad, con el alma, que uno use la palabra ‘bizarro’ con el significado que ahora le da todo el mundo y no con el que ella tiene en nuestra lengua, donde quizás nació o en la que se inspiraron para crearla los que la crearon: esas manos anónimas que van haciendo las palabras, que las ven nacer y las usan y las dejan ahí para los que vienen, la historia es una hoguera que el futuro atiza.

Porque lo cierto es que en español ‘bizarro’ significa, según el diccionario de la Real Academia, “valiente, arriesgado, generoso, lúcido, espléndido”. En cambio en las demás lenguas europeas, y supongo que en muchas otras por influencia del inglés (ahí está el detalle), significa lo que ahora significa también para tantos de nosotros, hispanohablantes insurrectos: lo ‘bizarro’ como algo truculento y retorcido, excéntrico, estrafalario.

Uno diría que es un tema sin ninguna importancia, como suelen serlo los más bellos, y que mi amigo se empeña en defender una causa perdida, para qué. Con los años he venido a descubrir, sin embargo, que en esa misma escuela milita una cantidad de gente de todo tipo, gente que ha hecho del uso correcto en español de la palabra ‘bizarro’ un punto de honor del casticismo y el decoro, lo que está permitido y lo que no.

Como si ellos dijeran: Hasta aquí podemos llegar, de aquí no nos movemos. Hablen como quieran, sigan felices haciendo de su lengua el prostíbulo que ya es –es que eso también son las lenguas, eso y todo, por suerte–, pero si van a decir ‘bizarro’ díganlo bien: valiente, arriesgado, generoso, lúcido y espléndido. Que sea una palabra para exaltar una virtud, no un vicio.

Lo que para
la lengua española significaba lo bueno y lo mejor, el valor, para las demás significaba todo lo contrario: la fanfarronería y el mal gusto

Yo una vez leí una etimología alucinante, un origen de la palabra que podría explicar la diferencia cultural y semántica tan grande que hay entre su uso hispánico, aunque ya no, y el de las demás lenguas europeas. ‘Biza-rro’, decía un tipo, viene de ‘Pizarro’, un apellido castizo por excelencia y que era el de muchos de esos soldados españoles que en los siglos XVI y XVII se paseaban por Europa con alardes y bravura, mirando mal.

De ahí que lo que para la lengua española significaba lo bueno y lo mejor, el valor, para las demás significaba todo lo contrario: la fanfarronería y el mal gusto, la estridencia de una cultura que no era sino retorcimiento y truculencia: unos tipos de barba, ojos altaneros y medias remendadas diciendo siempre: “¿Usted no sabe quién soy yo?”. O como el soneto de Cervantes: “Requirió la espada, miró al soslayo, fuese y no hubo nada...”.

En un libro francés muy viejo que tengo se cuenta una historia que ilustra a la perfección lo bizarro: “Un español, que no tenía sino un ojo, llegó a la galería a ver un ‘juego de palma’ (una especie de tenis de la época). Le dieron un pelotazo en el ojo bueno, lo perdió también el pobre tuerto ahora ciego. Sin inmutarse se paró, alzó un poco su sombrero ante la concurrencia, y apenas dijo: ‘Buenas noches’ y se fue...”.

No sé si esa etimología que cuento allá arriba es cierta o no, quizás no lo sea, ninguna suele serlo o casi todas lo son solo en parte; pero si no es cierta al menos es hermosa. Por eso creo que mi amigo y sus amigos no tienen ya ninguna esperanza, no deberían tenerla: el uso es el que dice cómo y por qué se dicen las cosas; la lengua es sobre todo la lengua de quienes la hablan, ahí está el viento que sopla y atiza la hoguera.

Yo casi nunca uso ese adjetivo, ahora que lo pienso, ‘bizarro’ casi no se me cruza por las manos. Y es quizás por eso: porque sé lo que significa en español pero me gusta más para nombrar los esperpentos.

Veo a Trump, por ejemplo, y solo se me ocurre decir que este es un mundo bizarro. Pero como si lo dijera en inglés.

JUAN ESTEBAN CONSTAÍN
catuloelperro@hotmail.com

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA