El bastón de León

El bastón de León

‘Está sobrevalorado’: es lo que suele decir una cantidad de gente mediocre sobre cosas magníficas.

22 de junio 2017 , 12:00 a.m.

Es una verdadera lástima que la política, ese agujero negro, se hubiera tragado un talento literario como el de Alberto Lleras Camargo, quien fue Presidente de la República dos veces, de 1945 a 1946 y de 1958 a 1962, pero quien en vez de eso, digo yo, habría podido ser un extraordinario novelista: un autor de ficciones y no de discursos, aunque acá resulte tan difícil muchas veces encontrar la diferencia entre lo uno y lo otro.

Cierto: con él ganó Colombia a uno de sus mejores conductores en el siglo XX, un estadista y uno de los pocos servidores públicos que aquí han ejercido de verdad esa condición, la han ejercido y la han honrado, en este país que ha sido para tantos más bien un botín o una herencia. Lleras en cambio murió tan pobre como vivió, o más, y hacía la fila en los bancos, montaba en bicicleta, no tenía escoltas ni poder sino solo autoridad.

Pero qué prosa la suya, qué manera de escribir, qué estilo aun para los mensajes oficiales o lo que iban a decir otros con su pluma en la sombra, en especial Alfonso López Pumarejo, quien fue su mentor y un gran beneficiario de sus textos. Ahí, en ese ladrillo del poder –un ladrillo que en este caso es un bloque de mármol–, ahí se ve y se intuye el talento descomunal del gran novelista frustrado.

Eso también queda claro en su libro de memorias inconclusas que se llama 'Mi gente', y que es más bien una historia del siglo XIX colombiano con sus guerras y sus infamias, sus exilios y su caos, encarnados en la biografía del abuelo del autor, Lorenzo María Lleras. Al final de ese libro, en la mejor parte, Alberto Lleras narra con maestría su niñez y su juventud, la vida bogotana de esos años entre poetas, coperas y periódicos.

Esa vieja escuela de los que se ensañan con lo mejor para acreditar su inteligencia o su independencia es cada vez más predecible y más triste, en especial en las llamadas ‘redes sociales’

Y hay una escena memorable en el Café Windsor, adonde Lleras iba con sus amigos a tomar cerveza. Quedaba en un sótano, había que entrar casi agachado; y al abrir la puerta era como si el sitio todo fuera una boca que exhalaba el humo de sus cigarrillos. Allí tenían una mesa tres glorias de la época: León de Greiff, Luis Tejada y Ricardo Rendón. Solo se sentaba en ella el que recibiera la bendición implacable de sus dueños.

Cuenta Lleras que junto a esa mesa llegaba siempre un tipo que se moría por estar en ella, un pretencioso. Y para llamar la atención de los maestros y demostrar su inteligencia no se lo ocurría nada mejor que empezar a despotricar, a grandes voces, de “prestigios tan bien establecidos” como el de Shakespeare o el de Cervantes. A ver si así lo recibían, a ver si así lo dejaban entrar.

No tengo el libro aquí a la mano y no recuerdo bien si León de Greiff solo miraba con desprecio y conmiseración al pretencioso, o si alguna vez incluso le dio un bastonazo. Aunque estoy seguro de que si esa escena fuera hoy ese tipo diría que Shakespeare y Cervantes ‘están sobrevalorados’, que es lo que suele decir una cantidad de gente, cuanto más mediocre con más vehemencia y énfasis, de cosas magníficas.

Claro: todo el mundo puede pensar y decir lo que quiera sobre todo, qué tal que no. Pero esa viejísima escuela de los que se ensañan con lo mejor para acreditar su inteligencia o su independencia o su presunta originalidad es cada vez más predecible y más triste, en especial en las llamadas ‘redes sociales’, donde lo que sí está sobrevalorado es justo eso, la idea misma de la sobrevaloración.

Decía el otro día alguien en Twitter que el álbum 'Sgt. Pepper', de Los Beatles, está sobrevalorado. Lo mismo dijeron muchos de Bob Dylan cuando el Premio Nobel, otros lo dicen de Charles Dickens, de García Márquez, de Pelé. De todos, en fin.

En esos casos siempre pienso, como un antídoto, en la mirada piadosa de León de Greiff. Aunque mejor pensar de una vez en su bastón.

JUAN ESTEBAN CONSTAÍN
catuloelperro@hotmail.com

MÁS COLUMNAS

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA