Del Infierno al Paraíso

Del Infierno al Paraíso

En la 'Commedia' está todo: el amor, la poesía. Y la filosofía, y la teología, y la historia.

12 de abril 2018 , 02:34 p.m.

Ayer fue el día: ayer martes 10 de abril llegamos por fin hasta el final, del Infierno al Paraíso. Empezamos el 1.° de enero extraviados en esa selva oscura (en medio del camino de la vida), y nos fuimos adentrando en el poema al acecho de su música sin par, de su belleza y su grandeza y su verdad. Un canto al día, uno no más: primero iba Virgilio, detrás iba Dante. Y nosotros con ellos, sus huellas nos guiaron.

Todo empezó con el año, pues a finales de diciembre de 2017 el profesor argentino Pablo Maurette disparó un tiro al aire, soltó un globo, más bien. Por qué no –dijo– por qué no en vez de perder todo el tiempo en Twitter lo dedicamos a algo mejor y más bonito y provechoso. Allí mismo si quieren, pero no nos quedemos solo en la mala leche y en la infamia. Por qué no mejor leemos a Dante, La divina comedia.

Un libro enorme, sin duda, un libro inabarcable e infinito: una montaña que más crece cuanto más tratamos de subirla, con tantos caminos posibles para llegar a su cima como lectores que a lo largo de los siglos han tratado de hacerlo sin morir en el intento, deslumbrados por el absoluto milagro de que algo así fuera posible en este mundo tantas veces tan ruin y tan pobre, tan mal hecho, tan triste y tan contento.

En este caso la idea era, y fue hasta ayer, leer un canto de la Commedia día por día: leerlo cada quien como quisiera, en su casa o en el bus o en la piscina, para luego comentarlo todos en Twitter como en una gran y deliciosa taberna: una conversación a la que iban llegando por igual los expertos y los principiantes, los eruditos y los espontáneos, y de la que todos salimos siempre enriquecidos y mejores, nuevos.

Eso es lo otro que nos maravilla de La divina comedia: la felicidad que produce su texto, no importa qué tan difícil sea, la risa nerviosa que da leerlo.

Para mí fue como una especie de vacuna todas las mañanas, un viático para resistir muchas veces el resto del día. Abría el computador y ahí estaba el hashtag #Dante2018, la seña masónica de quienes nos metimos en el delirio de leer por fin, u otra vez, o ahora sí bien, el que es quizás el mejor libro escrito jamás. Como tantos otros, claro, pero este también. Clásico es todo libro que nos parece el mejor libro escrito jamás mientras lo leemos.

Pero además, y eso lo dije aquí también cuando hablé en enero de este proyecto que apenas empezaba, además porque es como si La divina comedia hubiese sido escrita para ser leída en internet; como si internet se hubiera inventado para poder leerla, Dante fue precursor hasta en eso. Tal es su riqueza y su complejidad y su belleza que quizás no haya una mejor forma de abordarla que la que nos ofrece la red.

Porque en la Commedia está todo: el amor, por supuesto, la poesía. Y la filosofía, y la teología, y la historia. La suma del saber medieval, que es acaso la época más sabia de la humanidad, la más luminosa. Y Dante lo que hace en su poema es sintetizar esa luz: resumirla y rezumarla; inventarse con ella el mundo, crearlo, desde el principio hasta el final. En un estilo que no tiene igual.

Eso es lo otro que nos maravilla de La divina comedia: la felicidad que produce su texto, no importa qué tan difícil sea, la risa nerviosa que da leerlo. Por el desparpajo de su autor, que hace con las palabras lo que se le da la gana; porque es una novela de aventuras y de viajes, de misterio o de terror, de ciencia ficción; porque está llena de humor, porque es capaz de lo más sublime y lo más humilde sin abandonar jamás la poesía.

Ayer fue el día, cien días después, cuando atravesamos por fin el Paraíso. Algunos desertaron, otros se quedaron atrás. Pero no era la meta lo que buscábamos sino el camino, empezar. Como lo dijo alguien en Twitter juntando el primero y el último verso del poema: “En medio del camino de nuestra vida, el amor que mueve al Sol y a las demás estrellas”.

JUAN ESTEBAN CONSTAÍN
catuloelperro@hotmail.com

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.