El que paga por pecar

El que paga por pecar

Si se obligara a cerrar los establecimientos de mala fama, habría que comenzar por el Congreso.

16 de agosto 2017 , 12:00 a.m.

Los sorprendentes versos de Sor Juana Inés de la Cruz vienen a colación en Colombia merced a la propuesta de la representante Clara Rojas de sancionar a los clientes de las honorables prostitutas que paguen por los servicios prestados, lo que implicaría el cierre de puertas de los prostíbulos y de piernas de sus operarias. Habría que tener en cuenta que si se obligara por ley a cerrar todos los establecimientos de mala fama, habría que comenzar por cerrar el Congreso.

Pregunta la mística española quién es más de culpar, si la que peca por la paga o el que paga por pecar (cito de memoria). Esa peca induce al pecado, que será cobrado en el Juicio, mas no a la sanción en la Tierra. El culpable, si se aprueba la ley, será quien cancele su compromiso, háganme el favor. Hasta ahora lo era el que ‘ponía conejo’, costumbre nacional en boga, según unánime queja de los uribistas. Multas progresivas desde 98.000, pasando por 780.000 hasta los 23 millones para los buenaspagas reincidentes. Monto que sería utilizado en la redención de las trabajadoras cesantes. Lo que no aclara Clara ni su proyecto es si los cobradores de la infracción saldrán de debajo de la cama del quilombo en el momento de la cancelación del meneo, pues no van a ser tan incautas las meretrices de ir hasta la inspección a denunciar a su cliente satisfecho para perderlo. Y si se paga por anticipado, como suelen solicitarlo –lo que convierte a todas las rameras en prepagos–, alegará el abogado que no se configuró la falta, pues no hubo situación in fraganti, es decir, manos en la masa.

Si se acaba con la prostitución, es como si se acabara la poesía, las dos profesiones más antiguas de la humanidad

Se sabe que la prostitución es el oficio más antiguo del mundo, distinción estigmatizante que comparte con la poesía, que, entre todos los géneros literarios, podría considerarse ‘la putería’, término que también significa ‘lo máximo’. Por eso no se extrañe que sea un poeta quien saque la cara por sus colegas, pues si los unos cantan al amor, las otras con el amor encantan a sus lectores.

Los periódicos colombianos suelen ser delicados con el uso de palabras socialmente proscritas, pero en situaciones tales como el ex abrupto de la congresista, toca solicitarle al periódico eximir a sus columnistas de acudir a eufemismos, pues el caso requiere que se le diga al pan pan y al vino vino. Habría que preguntarse, a la inversa de la santa, quién es más de culpar, si el cliente que no paga o la puta que no cobra. Recordar que la madre de Dania –la atenta servidora de la guardia de seguridad del presidente de los Estados Unidos en Cartagena, que ocasionó escándalo mundial– declaraba que su hija no era una prostituta, sino alguien que tenía en muy alta estima su cultivado cuerpo y sus aptitudes y por lo tanto se lucraba de ello. Que más putas eran las que lo van dando gratis (sic).

Las víctimas de la ley en camino están más putas que nunca, ellas que manejan más votantes que ninguna otra profesión. Con qué van a sostener a sus hijos, y en muchas ocasiones a sus maridos. De modo que si doña Clara se levantó para proponer esa idea con ánimo politiquero, es mejor que se vuelva a acostar.

Ya no se puede ser buena paga. Frente a estos futuros sancionados, yo les diría a quienes estuvieren de acuerdo, continuando con las alusiones bíblicas, que el que esté libre de culpa les tire la primera piedra. Está dicho que las putas y sus clientes los precederán en el Reino.

Si alguien merece respeto en Colombia es Clara Rojas, luego de tan prolongado padecer secuestrada, pero a todas luces en esta oportunidad ha tacado burro, tratando de abolir con un artilugio una actividad legal y reglamentada, pues no se trata de trata sino de libre escogencia. Si se acaba con la prostitución, es como si se acabara la poesía, las dos profesiones más antiguas de la humanidad. Y tanta peca linda que se quedará sin oficio. Y sin quien la cante y exalte.


JOTAMARIO ARBELÁEZ
jotamarionada@hotmail.com

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA