¿Mienten las encuestas?

¿Mienten las encuestas?

Algunos encuestadores parecen más interesados en crear opinión antes que en medirla.

04 de agosto 2017 , 12:00 a.m.

Con la célebre inteligencia y agudeza que siempre lo caracterizaron, Álvaro Gómez Hurtado decía que las encuestas son como la morcilla: muy rica, pero es mejor no saber cómo la hacen. Ese sano desapego pudiera ser el conveniente cuando se trata de errores circunstanciales o cuando suponemos que la agrupación de las inexactitudes relativas de un número elevado de encuestas políticas debería tener un efecto compensatorio de tal manera que el error resultante sería cero.

Pero no parece ser el caso ahora en Colombia, en donde no solo la publicación de un número considerable de encuestas presidenciales en los últimos cinco meses no permite inferir ninguna tendencia, sino que hay encuestadores más interesados en crear opinión antes que en medirla y reflejarla.

A algunos encuestadores no les preocupa que cada vez es más volátil el sentir y pensar de los ciudadanos. Tampoco, que estamos frente a la elección presidencial más incierta de la historia democrática del país o que, de por sí, una encuesta plantea grandes retos metodológicos, desde la construcción inadecuada de las preguntas, pasando por la mala escogencia de quienes deben responderlas, el posible privilegio de unos datos sobre otros, hasta los más obvios, como la falta de representatividad de la muestra o de cobertura territorial.

La primera condición de una encuesta bien hecha es que ofrezca a los ciudadanos escenarios parecidos a los que van a encontrar en las urnas. Pero, al contrario, lo que están practicando algunas encuestadoras, como la de Guarumo, es la anarquía metodológica al mezclar candidatos y partidos como opciones de respuesta a una misma pregunta, lo cual no es otra cosa que revolver peras con manzanas. También, al incluir arbitrariamente a candidatos en la hipotética consulta de un partido al que no pertenecen, al simular resultados de una consulta interna de un partido para después proyectarlos a unas preferencias electorales generales, es decir, dos encuestas en una. Incluso, al practicar la herejía estadística con la combinación de encuestas presenciales, telefónicas y por redes sociales.

La primera condición de una encuesta bien hecha es que ofrezca a los ciudadanos escenarios parecidos a los que van a encontrar en las urnas

El artículo 28 de la Ley 996 del 2005 dice que solo podrán divulgarse encuestas representativas estadísticamente, en las cuales los entrevistados sean seleccionados probabilísticamente. Agrega el parágrafo uno del mismo artículo que un medio de comunicación debe advertir que no se trata de una encuesta técnicamente diseñada cuando se realizan sondeos de opinión sobre preferencias electorales por medio de internet o de llamadas telefónicas, en las que no existe un diseño técnico de muestra ni es posible calcular un margen de error, so pena, como añade el parágrafo dos, de multas tanto al medio de comunicación como a quien financió la encuesta.

Puede que a algunos encuestadores les valga igual 8 que 80, pero en el gremio también hay firmas rigurosas y serias, de mucha tradición, que apuestan a apuntalar su prestigio por la calidad de sus encuestas y lo que menos desean es que justos paguen por pecadores. No se trata solo de evitar distorsiones deliberadas como una forma de inflar o desinflar candidatos, ni de que las firmas encuestadoras presenten el dato más vistoso o inesperado para llamar la atención de los medios de comunicación.

Aquí de lo que se trata es de que el inoperante Consejo Nacional Electoral justifique los millonarios salarios de sus magistrados y active la Comisión Técnica de Encuestas y Sondeos para ejercer la vigilancia que, por ley, le corresponde sobre quienes realizan encuestas electorales. También, que las facultades de ciencia política de las universidades contribuyan al análisis de la labor de los encuestadores y la transparencia del trascendental actual proceso electoral.

JOHN MARIO GONZÁLEZ

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA