Maestro de escuela

Maestro de escuela

Felicitaciones a quienes se dedican a preparar niños para la vida, para que sean personas de bien.

15 de mayo 2018 , 12:24 a.m.

Maestro, persona que enseña alguna ciencia, arte u oficio. El artesano que ha pasado ya por los grados de aprendiz, el artista de mérito reconocido, especialmente compositor de música; en realidad hay muchas clases de maestros: maestro de ceremonias, maestro de armas el que enseña esgrima, maestro de oficio. Pero cuando decimos maestro, el primer significado que nos viene a la mente es el de maestro de escuela y en realidad esta es la acepción más importante de la palabra ‘MAESTRO’. Porque el maestro de escuela o pedagogo es la persona que con sus conocimientos y vocación especiales se dedica a la educación y enseñanza de los niños, a fin de prepararlos para la vida, para que en el futuro sean personas de bien, útiles para sí mismos y para la sociedad correspondiente.

El maestro en la escuela complementa la educación que los padres deben dar a sus hijos, ejerciendo a su vez autoridad sobre ellos.

El maestro debe sobresalir ante todos sus semejantes, por sus cualidades físicas y, especialmente, por aquellas cualidades morales e intelectuales que le hagan ser modelo que edifique y sirva de ejemplo por su virtud, sensatez y conocimientos, y debe saber comunicarlas a sus discípulos e inculcarles un anhelo constante de perfección. Debe velar tanto por la salud del cuerpo, como por la salud del alma, fundamentalmente su acción debe inspirarles el amor a Dios y a sus semejantes, que es el amor al bien, a la paz, a la justicia, a la verdad y a la belleza.

“El verdadero maestro no es el que se limita a trasmitir una enseñanza, sino el que a través de ella imparte una forma de vida”, Aranguren.

Una nación que mire por su porvenir debe saber preparar y elegir buenos maestros, que sepan formar a las nuevas generaciones y transmitir los conocimientos actuales y pretéritos. También debe, por supuesto, corresponderles con buena remuneración y buenos incentivos para su constante actualización.

Felicitaciones pues, a todos los maestros y maestras, especialmente a tantos aquellos que dignifican su profesión e imitan al supremo maestro de toda la humanidad, nuestro señor Jesucristo.

LICENCIADA ILMA CECILIA ARIZA DE ÁVILA

MÁS COLUMNAS

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.