Más que una historia cruel

Más que una historia cruel

Chucho es un triste animal doméstico, amansado por unos simios crueles: los ‘homo sapiens’.

31 de julio 2017 , 12:00 a.m.

Chucho, el oso de anteojos que es hoy noticia, nació en cautiverio y ha sobrevivido los 22 años de su existencia en reservas naturales de Nariño y Caldas. Chucho no sabe comportarse en una selva o en un bosque ni es capaz de proveer su alimento. Es un animal doméstico, amansado por unos simios inteligentes y crueles, los ‘homo sapiens’.

En ambas reservas, Chucho estuvo acompañado de Clara, su hermana, que murió hace nueve años, sumiéndolo en la depresión. Desolado, el oso intentó escapar en dos ocasiones; sin embargo, fue recapturado y devuelto a su lugar de reclusión, donde empeoró.

Viéndolo triste e inapetente, sus cancerberos en Caldas temieron que moriría sin haber dejado descendencia, de modo que buscaron en el zoológico de Barranquilla la posibilidad de iniciar su recuperación, no solo por el tratamiento y la alimentación que le procurarían, sino por la presencia allí de una osezna de anteojos con la que, según ellos, Chucho podría preservar la especie.

Al enterarse del traslado, el abogado Luis Domingo Gómez solicitó un ‘habeas corpus’ para liberar a Chucho, pero un juzgado de Manizales se lo negó. Gómez apeló la decisión ante la Corte Suprema de Justicia, que le dio la razón: el animal deberá retornar al lugar más parecido a su hábitat natural.

La decisión no tiene precedentes, fortalece la ley de protección animal, que califica a los animales de seres sensibles y les da derechos. También dicta que corresponde a los ‘sapiens’ velar por que no sufran hambre ni sed, ni injustificado malestar físico o dolor. No se les puede causar enfermedades por negligencia o descuido ni someterlos a situaciones de miedo o estrés. Además, están en su derecho de manifestarse en forma natural.

Cualquier persona consciente podrá hoy exigir la protección de la integridad física, el cuidado, el mantenimiento y la reinserción de un animal a su hábitat natural. Y quizás si sabemos cuántas especies hemos exterminado, podamos motivarnos a proteger las que sobreviven. Somos, sin duda, la especie más cruel y mortífera en los anales de la biología.

El ‘sapiens’ juzga lo animal según criterios de supervivencia y reproducción, sin considerar el sufrimiento y la felicidad de cada ser viviente. “A las gallinas ponedoras, las vacas lecheras y los animales de tiro les permite vivir muchos años, pero en forma totalmente ajena a sus instintos y deseos. Para convertir en obedientes animales de tiro a toros, caballos, burros y camellos, se quiebran sus instintos naturales y lazos sociales, se contiene su agresión y su sexualidad, se reduce su libertad de movimiento”.

He leído la información anterior en ‘De animales a dioses’, ‘best seller’ de Yuval Noah Harari. En sus páginas encontré, por ejemplo, la descripción de cómo vive hoy una ternera en una granja industrial.

Al instante de nacer, “es separada de su madre y encerrada en una minúscula jaula, no mucho mayor que su propio cuerpo, donde pasa toda su vida: unos cuatro meses por término medio. Nunca abandonará su jaula ni se le permitirá jugar con otras terneras, y ni siquiera andar, y todo para que sus músculos no se fortalezcan. Unos músculos blandos significan un bistec blando y jugoso. La primera vez que la ternera tiene ocasión de andar, estirar sus músculos y tocar a otras terneras es en su camino al matadero. En términos evolutivos, el ganado vacuno representa una de las especies animales con más éxito que haya existido nunca. Al mismo tiempo, figura entre los animales más desgraciados del planeta”.

Los animales como Chucho, controlados por el ‘homo sapiens’, tendrían hoy dos alternativas: regresar al cautiverio o morir. Dije ‘tendrían’, porque tampoco están en libertad de decidir.

HERIBERTO FIORILLO

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA