Males cantados

Males cantados

Se suele, con fundamento o no, por simple sospecha o placer, emitir juicios contra el prójimo.

05 de febrero 2018 , 01:21 a.m.

Hablar mal de los demás es práctica común. Se suele, con fundamento o no, por simple sospecha o placer, emitir juicios contra el prójimo. En ocasiones, una lengua busca otra lengua, la del mismo ofendido o la de testigos, con un comentario infundado, construido casi siempre con mentiras o exageraciones que perjudican al otro. “Total, la gente siempre habla”, de este modo razonó en su tango ‘Rondando tu esquina’ el argentino Enrique Cadícamo.

Muchas canciones tratan temas delicados y perversos como la mentira y el chisme. Sin mentiras, la humanidad moriría de desesperación y aburrimiento, dijo Anatole France. Aquí recuerdo otro bolero de Agustín Martínez, según el dominicano Alberto Beltrán, sobre un hombre dolido al descubrir que su amada no ha sentido por él nada a cambio. “Mil veces mentirosa”, le grita. “¿Cómo te haces querer fingiendo un amor lleno de maldad?”.

Alexander Pope escribió: “El que dice una mentira estará obligado a inventar veinte más para sostener la certeza de la primera”. ¿Cuántas veces la frase ‘Ya no te quiero’ ha sido verdad o mentira para justificar un abandono? En ‘Se te olvida’, de Álvaro Carrillo, Felipe Pirela canta la historia de una mujer que deja a su marido porque ya no lo quiere, y no lo quiere, dice él, porque “no soy de la estatura de tu vida y al soñar otros amores se te olvida que hay un pacto entre los dos”. Pacto, su matrimonio.

¿Quién hace más daño? ¿El que engaña de modo permanente a su pareja o aquel que cree ver falsedades en todo lo del otro? Por un pequeño engaño o cierta sospecha, el desconfiado no hallará paz en su alma y adivinará en cada acto de su amante una infidelidad. ‘Sabor de engaño’, bolero de Mario Álvarez en la voz cantinera de Orlando Contreras, resume este sentimiento: “No eres sincera cuando me dices que aún me quieres, si en tus palabras se nota el filo de la traición”.

Decía William Shakespeare: “Duda que sean fuego las estrellas, duda que el sol se mueva, duda que la verdad sea mentira, pero no dudes jamás que te amo”. Las dudas de amor se dan con frecuencia porque son madres e hijas de la inseguridad. Una sola mentira en un mundo de certezas podría trasladarnos a la incertidumbre y abrir en ella una ventana al abismo. De Barragán y Pinto es otro bolero que canta Tito Rodríguez y describe una situación delicada y tensa: la mujer está enamorada, pero no le cree al hombre, que le insiste: “Dudas de mí, pero yo sé que a ti te gusto; quieres huir, pero no te vas...”.

El chisme es un objeto pequeño y de poco valor, un cachivache, algo inútil o que estorba y se refiere a todos los utensilios de la cocina popular, cuando se ignora el nombre de cada uno. Chisme, asunto de cocinera, se afirma también en tono humillante y despreciativo, para quitar valor a una información.

Como la maledicencia y la calumnia, el chisme viene de la envidia y se dice propio de sociedades poco evolucionadas. Sin una ética propia, nos ocupamos más de la vida de los demás que de la nuestra, y el chisme se convierte en deporte favorito e incluso en un negocio que paga fortunas por textos y fotos de paparazis en revistas, programas y series de televisión con jugosos comentarios, dedicados a espiar, especular y hablar bien o mal de los demás. En las redes sociales de internet funcionan personajes especializados en el desprestigio ajeno.

Los chismes, pues, parecen gustar y entretener, aunque nadie quiera ser tenido por chismoso. De modo que, apenas para terminar, cito aquí a Richie Ray y Bobby Cruz en aquella pachanga de René Tousset, en la que un personaje ve, oye, analiza y luego canta un bolero, mientras otro afirma: “Yo no digo na, yo me quedo callao y no hablo más. ¡Pa’ chismoso tú! ”.

HERIBERTO FIORILLO

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.