Constituyente, una tabla de salvación

Constituyente, una tabla de salvación

El tarjetón constituyente es el punto de encuentro para las reformas sustanciales de la Colombia del posconflicto.

26 de agosto 2016 , 10:58 p.m.

El establecimiento colombiano, desde épocas inmemoriales, se ha mantenido en permanente disputa. El “Tongo le dio a Borondongo”, así está escrito, se remonta a la rivalidad entre Bolívar y Santander, incluida la acusación de la participación del segundo en la conspiración y atentado de la ‘noche septembrina’ que obligó a Bolívar a saltar por la ventana del palacio presidencial. Desde esa noche del atentado fallido, cuentan, pescó una afección pulmonar que, después de un largo y triste recorrido Magdalena abajo, lo llevó a la muerte con los pulmones agujereados por la pulmonía, en la Quinta de San Pedro Alejandrino en Santa Marta.

De allá para acá, las broncas entre círculos de poder no dan tregua. Guerras civiles, atentados, genocidios, conspiraciones palaciegas, entre otras muchas maneras, se han tramitado después de décadas de pendencia y muerte. Una de esas disputas, según cuentan varios historiadores, después de haberse resuelto en un ‘pacto de cúpulas’, denominado Frente Nacional, mutó en la dinámica violenta de la guerrilla agraria de las Farc. Se avecina la posibilidad de poner final a este sangriento episodio de la vida nacional mediante un acuerdo y la convocatoria del mecanismo del plebiscito para que los ciudadanos refrenden o lo rechacen. La Corte Constitucional, en su fallo de revisión, ha establecido los alcances de la decisión popular.

Pero desde el mismo momento en que se abrió la posibilidad de poner final a la guerra, afloraron malquerencias no resueltas y otra nuevas, producto de “traiciones”, según los querellantes. Antiguos contradictores pactan alianzas para atravesar cuanto palo puedan en la rueda de las negociaciones. La principal coalición, animada los unos por el ancestral odio contra la guerrilla de las Farc, aunque connivente con el tropel armado del paramilitarismo, la derecha terrateniente y ganadera, encuentra coincidencias con otros que pretenden ‘sacarse el clavo’ de disputas no resueltas en los tiempos del denominado ‘proceso 8.000’, en las que salen a relucir ‘trapitos’ que, apenas hace unos meses, se ‘lavaban en casa’. Algunas iglesias le han metido sexo al asunto.

Evidente, entonces, que el plebiscito para el final de la guerra hoy es el pretexto para que afloren disputas en el establecimiento, incluso de limosnas clientelistas. Pastranismo aliado con el uribismo, en una esquina, se enfrenta al gavirismo liberal (aliado con un viejo contradictor del samperismo), pegado a la ubre del santismo en un combate, como los de la lucha libre, sin límites de tiempo y, se vaticina, caerán máscaras y cabelleras.

La zurda colombiana, por su parte, se acomoda en la zona de confort de la opción del ‘Sí’, alentada por los que han copado los ministerios del Trabajo y de la Justicia. Verdes y amarillos se han encaramado al vagón de la locomotora del ‘Sí‘ gubernamental, como predicen algunos, corriendo el riesgo de desaparecer como opción de poder en el posconflicto, terminando como apéndice de la coalición del ‘Sí’ o recibiendo (como los ha recibido) el garrote inmisericorde de un ‘No’ triunfador. Incluso, algunos señalan que la llegada de las Farc a la política de los votos, sin duda será la pérdida de una porción de votantes de la izquierda tradicional.

Sin embargo, el exalcalde Gustavo Petro ha presentado la iniciativa de un “tarjetón adicional mediante el cual se convoque a una Constituyente”, introducido sin permiso en las urnas del plebiscito, que, algunos, interpretan como la tabla de salvación del naufragio en el plebiscito, poniendo a la ciudadanía a salvo, más allá de la pelotera de las élites del establecimiento. El tarjetón constituyente, entonces, es el punto de encuentro para las reformas sustanciales de la Colombia del posconflicto.


Héctor Pineda

*Constituyente 1991

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA