Cartas

Cartas

Sería imperdonable que luego de firmar la paz vuelva la violencia política.

07 de septiembre 2016 , 07:18 p.m.

Es preocupante la carta del dirigente comunista Carlos Lozano a alias ‘Gabino’ en la que pide al Eln suspender el asesinato de los miembros de su partido. Según Lozano, los acuerdos entre ‘Iván Márquez’ y ‘Gabino’ en Caracas para parar los enfrentamientos entre las Farc y el Eln no se han cumplido. El resultado es terrorífico: “fueron casi tres centenares nuestros militantes asesinados por el Eln. Lo peor (...) es que aún en Arauca el Eln sigue asesinando comunistas. Son crímenes cobardes contra gente inerme y desarmada”.

No es nada nuevo que las guerrillas asesinen a militantes de izquierda. Uno de los episodios más sangrientos del conflicto fue el enfrentamiento entre las Farc con los desmovilizados del Epl en Urabá, los Esperanzados. El propósito era copar los espacios políticos que los Esperanzados querían ganar en la legalidad.

Tampoco es la primera carta pública. A mediados de los 80, Francisco Mosquera, el dirigente del Moir, publicó varias cartas en EL TIEMPO donde denunciaba los asesinatos de sus partidarios por las Farc. En una de las cartas se lee: “El horroroso crimen tiene un indiscutible carácter político y de él hacemos responsables a las Farc e indirectamente a la dirección del PC (Partido Comunista). Esta contracorriente empezó a incursionar en la zona al amparo de sus acuerdos de “paz” (...) extendiéndose a punta de intimidar a quienes no se sometan a sus dictámenes”.

No va a ser solo el Eln quien pueda ser victimario de las Farc cuando se desmovilicen. De seguro, el riesgo será peor por las bandas criminales y políticos recalcitrantes que apelen a la violencia. La razón será la misma: el ejercicio del control político en regiones apartadas a través de las armas. Si los movimientos y partidos que se desprendan de las Farc se interponen en este propósito, o les compiten, todo indica que habrá interés en victimizarlos.

Por eso, es imprescindible que el gobierno actual, y el próximo, garanticen el despliegue de la Fuerza Pública en las zonas donde las Farc vayan a hacer política. También es imprescindible que la izquierda cambie el discurso del terrorismo de Estado y denuncie en concreto. La forma más efectiva de neutralizar la violencia contra los desmovilizados es visibilizar en nombre propio a los potenciales victimarios. De otro modo, gozarán de la más absoluta impunidad.

Sería imperdonable que luego de firmar la paz vuelva la violencia política.

Gustavo Duncan

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA