El Gobierno, pésimo empresario

El Gobierno, pésimo empresario

¿Cómo aceptar que el Estado sea regulador y a la vez socio de una empresa que hace lo que se regula?

27 de marzo 2017 , 03:28 a.m.

Los empresarios tienen éxito si hacen buenos negocios y son inteligentes para hacerlos. Eso también significa salirse de ellos cuando no les da dinero o no tienen ningún futuro.

El Gobierno demuestra ser un pésimo empresario en lo que tiene que ver con su negocio con Telefónica/Movistar, del cual es socio desde el 2006, cuando se buscó un aliado estratégico que le pudiera potenciar su participación en el mercado de telecomunicaciones y ayudara a pagar las pensiones, que quedaron en vilo con la liquidación de Telecom en el 2003.

En ese momento, Telefónica capitalizó en 853.000 millones de pesos la empresa y se quedó con el 50 % más una acción, lo que le dio el control. Desde 2010, la empresa conjunta, llamada Coltel, dejó de pagar las pensiones de Telecom, razón por la cual el Gobierno decidió capitalizarla en 3,64 billones de pesos para cubrir el 100 % de las pensiones pendientes. En ese mismo año, Coltel se fusiona con Telefónica Móviles Colombia, que maneja la marca Movistar, y en la que el Ministerio de Hacienda, como parte del Gobierno, se quedó con 32,5 % de participación en esa empresa.

La semana pasada, el Gobierno anunció la tercera capitalización de Coltel por 4,4 billones de pesos, lo que significa que la Nación debe contribuir con 1,6 billones que corresponde al porcentaje de su participación en la empresa.

Mirando esto como un negocio del Gobierno y de los colombianos, surgen algunas preguntas. La primera: cuánto dinero le ha dejado este negocio al país para que tenga lógica que se siga capitalizando. O si no ha generado una retribución que valga la pena, por qué no se entra a vender las acciones que se tienen en ella. La segunda: cómo puede aceptarse que el Estado sea regulador y a la vez socio de una empresa que hace lo que se regula. Eso deja mucho que desear. La tercera es que, en esta capitalización, se va a gastar 20 % de lo estimado y anunciado que le va a entrar al Gobierno, gracias a la nueva reforma tributaria en este año. ¿No valdría la pena gastarse esa plata en algo que beneficie más a los colombianos? Esta capitalización se debe hacer en forma transparente, dando a conocer los balances de la sociedad a la que se le va a inyectar la plata. E informar cuánto le ha dejado en utilidades este negocio a la Nación.

GUILLERMO SANTOS CALDERÓNguillermo.santos@enter.co

Columnistas

}

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA