Adiós a la privacidad

Adiós a la privacidad

La privacidad se perdió. Así lo predijo Scott McNealy hace más de 20 años.

03 de abril 2017 , 01:44 a.m.

Es obligatorio registrar en la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) las bases de datos que contienen información confidencial sobre las personas, y también la forma como se van a procesar y proteger, además de otra información estipulada en las normas que rigen esto. El plazo se vence el 30 de junio. Uno de los puntos importantes que se determinaron es que para poder utilizar o solicitar los datos personales de un ciudadano, se le debe pedir autorización informada y expresa, por escrito o en forma electrónica.

Todo esto, más lo que dice la Ley 1582 del 2012, reglamentada por el decreto 1377 del 2013, tiene un buen propósito, pero no creo que se vaya a cumplir. ¿A cuántas personas les han solicitado autorización expresa e informada cuando les piden sus datos, como la cédula, o para tomarles una fotografía antes de autorizarles la entrada a un edificio? A mí no me ha sucedido.

La privacidad se perdió. Así lo predijo Scott McNealy hace más de 20 años. A los jóvenes ya no les importa su privacidad, pues ponen al descubierto en las redes sociales todo lo que hacen y con quiénes. Lo mejor es crear una nueva ley en sintonía con lo que está ocurriendo, pues hacer cumplir la que existe y lo que se va a recoger en cuanto a las bases de datos que se tienen que registrar en la SIC no se va a cumplir.

Los ciudadanos jugamos un papel importante. Debemos reportar a la SIC los edificios que no nos piden autorización escrita al solicitarnos datos personales. Si nos los piden y los suministramos, exijamos borrarlos de su base de datos al salir del edificio. Ahí veremos si se va a cumplir el decreto 1377. De lo contrario, como dijo Horacio Serpa, esta ley nos va a decir ¡mamola!

* * * *

Los soldados de las Fuerzas Armadas están muy desanimados, pues mientras ellos se ganan 1 millón de pesos, unos 1.200 delincuentes de las Farc que van a cuidar a integrantes de esa banda y a sus capos se van a embolsillar 1’800.000. Y podrán ir a estudiar medicina a Cuba mientras los soldados van a terminar en el Sena. No sé si Mindefensa y el Presidente desconocen esto, pero con esa visión tan nebulosa que tienen, no sería raro. ¿Por qué los soldados no pueden ir a Cuba a estudiar y ganar lo mismo? Es totalmente injusto.

GUILLERMO SANTOS CALDERÓNguillermo.santos@enter.co

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA