Instrucciones para no llorar

Instrucciones para no llorar

Ojo con las casandras del miedo y los candidatos camaleones.

12 de noviembre 2017 , 02:33 a.m.

Cortázar decía, en su cuento ‘Instrucciones para llorar’, que hay que llorar con decoro, sin que importe el motivo del llanto. Pero es mejor tener menos motivos para llorar. Todavía estamos a tiempo para no tener que lamentarnos durante los próximos cuatro años.

Ante todo, no nos dejemos meter miedo. No escuchemos tanto las casandras que profetizan que vamos a ser como Venezuela o que nos encaminamos hacia un período de violencia peor que aquel del que venimos. Más bien hagamos lo necesario para evitar esos riesgos.

Venezuela llegó a donde está porque sus partidos y dirigentes políticos perdieron toda credibilidad, de modo que la mayoría de los venezolanos votaron por un coronel golpista, Chávez, y saltaron al abismo. En Colombia, los partidos tienen poca credibilidad hoy, pero aún hay dirigentes que sí la tienen ante un grupo sustancial de electores. Y el único candidato que podría constituirse en un Chávez colombiano es Petro, pues ‘Timochenko’ no tiene ninguna posibilidad de ganar.

Para evitar ese riesgo bastaría con tener dos coaliciones fuertes: una de derecha, que están armando Uribe y Pastrana y a la que aspira a entrar Vargas Lleras, como se colige de sus declaraciones, y una de centroizquierda, que requeriría encontrar la manera de que De la Calle, una vez gane la consulta liberal, y Clara López se integren al embrión que están construyendo Fajardo, Claudia López y Robledo.

Pero lo que vacunaría completamente contra el riesgo de copiar a Venezuela sería recuperar la credibilidad de los partidos políticos. Esto es imposible con el actual Consejo Nacional Electoral (CNE), que permite toda suerte de trampas e ilegalidades a los partidos que nominan a sus miembros. Por eso, el próximo presidente debe comprometerse con una reforma política de fondo que dé autonomía y capacidad al CNE para investigar y castigar la compra de votos y la violación sistemática de topes y elimine los incentivos actuales a las ‘microempresas electorales’.

El riesgo de regresar a otro período de violencia se evitaría haciendo presencia estatal efectiva en los territorios que habíamos dejado a merced de los violentos, garantizando la seguridad de los dirigentes indígenas y sociales, respetando la institucionalidad democrática y reduciendo la virulencia de la polarización política. Hagamos menos caso a quienes proponen soluciones excluyentes que incitan a la violencia o insisten en la polarización al calificar como radicales de izquierda a los candidatos de centro o como ‘paracos’ a quienes simpatizan con Uribe. Oigamos más a quienes respetan la opinión ajena y practican el diálogo.

Miremos más hacia el futuro y menos hacia al pasado. Ningún país ha progresado intentando devolver el tren de la historia, como parecen creer quienes piensan que basta con regresar a la supuesta edad dorada en que nos gobernaba ‘el gran Colombiano’. Oigamos más a quienes buscan ampliar las oportunidades para que todos los ciudadanos tengan acceso a una educación de calidad y procuran hacer de la nuestra una economía más vibrante, productiva y competitiva, en lugar de escuchar a aquellos que están siempre prestos a defender los privilegios de unos pocos.

Escojamos líderes comprometidos con estos principios y que no cambien de color con las circunstancias, como los camaleones. No produce credibilidad un candidato que después de 7 años como vicepresidente de Santos, ante el hecho de que el tono de opinión ha girado hacia la derecha y que los pollitos del Centro Democrático no levantan vuelo, trata de situarse como el inevitable candidato de Uribe con un discurso de extrema derecha. Y que acude a falsedades como la de que 40 millones de colombianos quedaremos sometidos a la justicia especial para la paz.

Como decía el Tuerto López, “¡qué diablo, si estas cosas dan ganas de llorar!”.

GUILLERMO PERRY

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA