Esfuerzo propio

Esfuerzo propio

No podemos seguir de rehenes de la polarización, que beneficia a Uribe y a Santos y sus cortesanos.

04 de junio 2017 , 01:26 a.m.

El excelente informe reciente sobre productividad elaborado por el Consejo Privado de Competitividad y la Universidad de los Andes muestra un futuro económico preocupante.

Aunque Colombia mejoró mucho en todos los indicadores de bienestar (mayor ingreso por habitante, menor pobreza, menor desigualdad, menor informalidad) entre los años 2002 y 2016, la casi totalidad de ese avance se debió a factores externos: altos precios de nuestros productos de exportación y altos flujos de capital hacia el país. Muy poco se debió a nuestro propio esfuerzo. De hecho, la ‘productividad’ laboral de nuestra economía (cuánto produce un trabajador en promedio) ha estado virtualmente estancada. Por eso, ahora que no tenemos vientos externos de cola, estamos creciendo apenas al 2 %, o menos, y hay tanta desazón.

Resumo a continuación tres de las principales conclusiones del informe:

1) En promedio, un trabajador en Colombia produce menos de la mitad que en Chile y menos de la cuarta parte que en EE. UU. Por eso, el ingreso promedio de los colombianos es apenas algo más de la mitad del chileno y bastante menos de la cuarta parte que el de los gringos.* La diferencia en productividades entre Colombia y estos países es especialmente grande, en su orden, en la agricultura, el transporte y el comercio. Lo es menos en la minería y el petróleo, la construcción, los servicios públicos y el sistema financiero.

2) El poco crecimiento que se logró en la productividad nacional entre el 2002 y el 2016 fue debido a aumentos de la productividad interna de algunas empresas líderes, pero que no se generalizaron ni se difundieron al resto de la economía. El informe concluye que la insularidad de estos éxitos se asocia, de una parte, con la falta de competencia económica en muchos mercados (empresas monopólicas y protegidas que no tienen que esforzarse para mantener su alta participación de mercado) y, de otra, con que el proteccionismo y los múltiples incentivos tributarios y subsidios que otorga el Estado colombiano han beneficiado más a los sectores y empresas menos productivos, pero que tienen mayor influencia política.

3) La deficiencia en infraestructura de transporte y en calidad de educación, salud e instituciones (derechos de propiedad, seguridad jurídica, justicia) tiene también su cuota de responsabilidad en este pobre resultado. Si Colombia alcanzara, al menos, la calidad de la educación y la salud de Costa Rica, de la infraestructura de Panamá y de las instituciones de Uruguay, pasaría del puesto 61 al 35 en el índice global de competitividad y se convertiría en el segundo país más competitivo de América Latina, después de Chile.

Este panorama algo desolador se debe a que, como señalé en mi columna pasada, los gobiernos de Uribe y Santos se atragantaron con los recursos petroleros y descuidaron gravemente los fundamentos de nuestro crecimiento económico a largo plazo. De ahí la paradoja de que el período 2002-2016 muestre un gran progreso social (que permitió a Uribe y Santos sacar mucho pecho por logros que poco tenían que ver con sus políticas económicas y sociales), pero constituya una década y media perdida desde el punto de vista de nuestra capacidad futura de crecimiento.

Ni Uribe ni Santos quieren entender, o aceptar, esta realidad que ellos produjeron e intentan mantenernos como rehenes de la polarización entre ellos, que tanto satisface sus egos pero tanto daño le hace a Colombia. No podemos caer en la trampa de que hay que escoger de nuevo entre la guerra y la paz, o sea, entre el candidato de Uribe y el de Santos. Hay que implementar de manera sensata y sin improvisaciones el acuerdo firmado, pero hay que hacer muchas cosas más para consolidar la paz y recuperar el crecimiento.

* Cifras ajustadas por capacidad de compra; WDI, Banco Mundial, 2015

GUILLERMO PERRY

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA