Trump ganó a pesar de todo

Trump ganó a pesar de todo

Hillary era más capacitada para llevar el timón de EE. UU., pero también era solo una agente de grandes intereses.

17 de noviembre 2016 , 08:58 p.m.

Donald Trump ganó la presidencia de EE. UU., a pesar de sus defectos de carácter gravísimos: narcisismo, misoginia, xenofobia, racismo y nacionalismo supremacista. Su rival, Hillary Clinton, también tenía rasgos de halcón guerrerista inquietantes.

¿Dónde ganó Trump? Exceptuando que Hillary obtuvo más votos populares, y ganó en las grandes ciudades, Nueva York, Los Ángeles y Chicago, Trump ganó en casi toda la geografía norteamericana, si se mira el mapa dividido por municipios (counties) (‘Trump’s Geographic Landslide’, zerohedge.com).

¿Quiénes perdieron? los grandes grupos económicos y los billonarios: “Hillary Clinton sobrepasa a Trump 20 a 1 en aportes entre los multimillonarios” (Bloomberg News). Se calcula que Clinton gastó por cada voto 10 dólares, y Trump, 5 dólares. Igualmente, los economistas, entre ellos 20 premios nobel, quienes primero deberían escribir sobre sus propios desastres, firmaron una carta en apoyo de Hillary, alertando sobre las políticas “incoherentes” de Trump.

También perdió todo el establecimiento norteamericano neoconservador que estuvo de parte de Clinton, incluido el republicano, con los Bush a la cabeza, dando por descontado que Trump era una bala pérdida.

Los grandes medios informativos, CNN, New York Times, Washington Post, etc. y las firmas encuestadoras, que le daban a Hillary una probabilidad de ganar por encima del 90 por ciento, como CNN, Huffington Post, Princeton Election Consortium, New York Times (85 %), etc, también perdieron, tratando de manipular y orientar el voto hacia la demócrata.

¿Qué representa Trump? Por Trump votaron los blancos, de ingresos medios (25-30 mil dólares/anuales, preferentemente en áreas rurales, pueblos con menos de 30 habitantes), sin educación superior y mayores de 45 años. Clase trabajadora en general, desempleados, jubilados, etc. Los “deplorables e incorregibles”, según Clinton. Los demócratas perdieron su base electoral tradicional: los trabajadores.

¿Por qué ganó? Los votantes de Trump que han sido testigos de cómo las políticas neoliberales, implantadas en los últimos cuarenta años, han arruinado sus vidas, sus familias y sus comunidades con la relocalización de los puestos de trabajo en China, y en otros países, lo que ha dado como resultado salarios estancados, desempleo, disminución en la expectativa de vida, etc., se expresaron con rabia, especialmente en los estados que más han sufrido los efectos de la desindustrialización y del libre comercio, Ohio, Wisconsin, Michigan y Pensilvania.

El legado económico de Obama en materias comerciales y de inversión, así como en el trato preferencial a Wall Street por parte de la Reserva Federal derrotaron a Clinton. Sobre los tratados de libre comercio, Obama no cumplió con su promesas, y al contrario ha adelantado el Acuerdo Transpacífico (TTP) y el Acuerdo Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP) –hoy enterrados con el triunfo de Trump–, diseñados y reforzados con las mismas reglas del Tlcan (EE. UU.-Canadá-México).

Promesas incumplidas de Obama: Primera, una globalización que favorezca a los trabajadores: “No podemos frenar la globalización en su camino, pero sí podemos tener a un presidente que cuide a los trabajadores estadounidenses, a los granjeros y al ambiente”: Al respecto nada. Segunda, los tratados comerciales, como el Tlcan, serán revisados: Si, pero a favor de las intereses corporativos. Tercera, se promoverán reglas que protejan el medioambiente: Obama se convirtió en el presidente de la fracturación hidráulica para extraer petróleo y gas: aprobó secretamente 1.500 permisos de fracking en el golfo de México (Steve Horn, counterpunch.org). Cuarta, no dejará que China siga quebrando las reglas comerciales: China sigue recibiendo las transnacionales. Quinta: se limitará el derecho de los inversionistas extranjeros para demandar a los gobiernos, locales y estatales, en los tribunales extranjeros”: La columna vertebral del TTP, y el TTIP (‘GM, Obama, y Clinton y sus políticas comerciales’, eltiempo.com, enero 30 del 2008).

Por otro lado, en la crisis financiera en EE. UU., 2008-2012, Obama cumplió con Wall Street, pero no con la gente. Les dio el manejo de la economía a los mismos que la desquiciaron, “la banda de Harvard” de Robert Rubin.

Aquellos que soñaban que los latinos iban a votar en masa por Clinton se llevaron una desilusión: el margen del voto latino de Obama sobre Romney fue 44 por ciento y el Hillary sobre Trump, de 36 por ciento. Pesó más la deportación de 2 millones de latinos por el presidente ‘migra’ Barak Obama, que la retórica antimexicana de Trump. Además, ya llevan construidos más de 1.100 kilómetros de muro en la frontera de EE. UU. con México, desde que lo inició Bill Clinton en 1994.

Hillary era más capacitada para llevar el timón de EE. UU., pero era solo una agente de grandes intereses. La gente votó por quien se mostró independiente de los partidos, de los donantes, y la gente le apostó a que pueda cumplir lo que prometió.

El tiempo dirá si Trump cumplirá con sus promesas de reconstruir la industria norteamericana, de mejorar los salarios, y de tener un sistema universal de salud, o solo será un demagogo más.

Guillermo Maya

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA