¿Para qué soy bueno, su merced?: para prometer

¿Para qué soy bueno, su merced?: para prometer

Mala distribución del ingreso no se resuelve solo con política social. Es de estructura productiva.

19 de mayo 2018 , 12:00 a.m.

¿Qué determina la capacidad de producir, de consumir, de invertir, de distribuir en una economía? La estructura productiva y sus niveles tecnológicos determinan a su vez la productividad, las ganancias y los salarios, y en general el crecimiento de la economía. La estructura productiva también determina la canasta exportadora. La distribución del ingreso y de la riqueza también está determinada por la estructura productiva (Hartmann, D. ‘et al.’, 2016, ‘The structural constraints of income inequality in Latin America’).

¿Por qué los países asiáticos de alto desempeño económico, Corea, China, Singapur, Taiwán, tomaron la delantera en comparación con los países de América Latina? Porque cambiaron las estructuras productivas, y estos cambios se trasladan en otros de la productividad, en el grado de diversificación de la economía y en canastas exportadoras de alto valor agregado, así como en distribuciones del ingreso más equitativas.

En el caso de América Latina, se tienen los peores indicadores de distribución del ingreso, mientras que en Asia han mejorado. Es decir, la clase de bienes que se producen y se exportan tienen que ver: la canasta exportadora latinoamericana está determinada por una estructura económica primaria exportadora, con menos diversificación industrial, al contrario de los países asiáticos.

La mala distribución del ingreso no se resuelve solo con política social. Es de estructura productiva. Y la estructura productiva tampoco depende solo del mercado; el Estado tiene que estar ahí como partero y promotor de la activada privada, aunque el debate en Latinoamérica se definió por el mandato de Washington: mercado libres e inversión extranjera.

¿Por qué los países asiáticos de alto desempeño económico, Corea, China, Singapur, Taiwán, tomaron la delantera en comparación con los países de América Latina?

Latinoamérica pasó por el ‘boom’ de los bienes primarios en la primera década del siglo XXI, pero este desempeño no se transformó en un cambio de la diversificación productiva, aunque sí mejoró la distribución del ingreso mediante política sociales que no se pudieron sostener debido a la caída de los precios, como en el petróleo, teniendo a Venezuela como el caso más dramático.

Incluso, en el ‘ranking’ de complejidad económica (ICE) del MIT, entre 1990 y 2013, Brasil cayó del puesto 29 al 56, y Chile, país neoliberal de mostrar, del 54 al 67. Colombia pasó del puesto 39 (1984) al 58 (2015). El ICE, un indicador del ‘know-how’ y de las capacidades productivas, mide la sofisticación de la estructura productiva, ubicando la diversidad y la presencia de la producción de un país en sus exportaciones.

China y los países latinoamericanos exportan más o menos el mismo valor, 2,3 billones de dólares (2,3 por 10 a la 12) y 1,9, respectivamente. La diferencia radica en la composición de la canasta exportadora. China exporta electrónica, partes de computador o maquinaria, etc., mientras que los países latinoamericanos, petróleo crudo, cobre, café y soya, etc. Es decir, China tiene una canasta más sofisticada, y por lo tanto una estructura productiva más compleja. Estos dos patrones de comercio expresan una base productiva totalmente diferente. México, aparentemente, es el país latinoamericano más sofisticado, pero de ensamblajes y poco valor agregado nacional. En cuanto al ICE, China tiene un índice más alto que toda América Latina.

Ahora, si se miran los indicadores de desigualdad, como el Gini, los países de alto desempeño de Asia han mejorado, mientras que en los países latinoamericanos se ha incrementado la desigualdad desde los años de 1980.

Entonces, si se asocia el índice de complejidad económica con el índice Gini, se encontrará que un alto nivel de desigualdad está asociado con una estructura económica primaria, menos compleja, menos sofisticada y menos diversificada. La especialización productiva primaria conduce a un país con altos niveles de desigualdad, con instituciones más excluyentes, como el latifundio.

En el caso de Brasil, en los años 70 dependía de sus exportaciones primarias, y todavía lo sigue haciendo, mientras que China ha cambiado completamente su estructura productiva y exportadora. Igualmente, Corea del Sur, entre 1970 y 2000, también cambió su estructura productiva exportadora, a autos, hidrocarbonos, polietileno, etc.

El 26 % de las exportaciones totales de Colombia en 2016 fueron en petróleo crudo, seguido de carbón mineral en un 14,5 %; petróleo refinado, 6,5 %; café, 8,1 %; flores, 4,3 %; banano, 3,0 %; oro, 3,9 %, etc. De otro lado, las importaciones fueron: petróleo refinado, 8,19 %; carros, 4,29 %; equipos de trasmisión, 2,9 %; computadores, 2,6 %; videojuegos, 1,3%; teléfonos, 1,3 %; medicamentos, 3,1 %; maíz, 2 %; tortas de soya, 1,1 %; trigo, 1,1, etc. (Datos tomados de MIT Atlas).

En conclusión, lo que cuenta en el desarrollo económico es la transformación productiva. ¿Petróleo y minerales? Sí, mientras haya reservas. Japón no tiene petróleo ni minerales, se transformó productivamente, al igual que Corea y China. En Latinoamérica es al revés: Desindustrialización y desagriculturización. Se importa gran parte de la dieta alimenticia, mientras que se destruye la base industrial. Un absurdo.

Colombia necesita un cambio de modelo productivo y distributivo (Fajardo-De La Calle-Petro). Otros políticos hacen promesas vacías (Uribe-Duque-Vargas), mientras el ‘statu quo’ del atraso y la injusticia social se niegan a transformarse. ¿Qué camino le queda a la gente?

GUILLERMO MAYA

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.