¡No quiero un presidente...!

¡No quiero un presidente...!

Lárguense a sus guaridas los francotiradores, los predicadores, los mercaderes de frases disecadas.

13 de enero 2018 , 12:00 a.m.

No quisiera que llegue a ser presidente aquel que en campaña infle los cachetes prometiendo educación, vivienda y salud para todos. Quien certifique que no pagaremos más impuestos.

Ese que grite a los cuatro vientos: “En mi gobierno se probará que uno vive más tranquilo sin preocupaciones”; que resulta mejor ser rico que pobre, que para vivir hay que comer, que los niños son el futuro, que los ríos tienen peces, que lo mejor de Colombia es la gente; que cuidaremos las minas y los bosques, que el agua es fundamental en las piscinas, que derrotará la pobreza y seremos más desarrollados; el que afirme con felona risita eso de sacar adelante lo mejor de los colombianos, que seremos ricos, prósperos, buenos y mejores que todos los demás porque él sí hará más escuelas, más vías, más puertos, aeropuertos, acueductos y hospitales. Que los ancianos no sufrirán, los obreros ganarán un salario más digno, los ricos ayudarán a los pobres y los pobres serán más ricos.

Los violentos de todas las malas sangres no han logrado su cometido de robarse o marchitarlo todo. Hay un país que les sobrevive.

Ninguno que jure en vano cero corrupción, cero hambre, cero desigualdad y despilfarro, la reforma de la justicia, de las pensiones, de las prisiones, de la política o de las pasadas reformas. Lárguense a sus guaridas los francotiradores, los predicadores, los mercaderes de frases disecadas. No traten de vendernos su basura aquellos repartidores de fotos del futuro. Tipos y tipas firmantes de falsas escrituras del país que hay o del que construirán apoyados en conejos sacados de chisteras, paren de matar su tiempo (y el nuestro).

Entre la veintena de oportunistas que se hacen pasar por candidatos presidenciales con la finalidad de encabezar así las hojas de vida con las que mendigarán puestos burocráticos en el futuro, por primera vez hay unos poquitos buenos, muy buenos y de policromas tendencias. ¡Aprovéchenlo los que sustancia tienen! No se jueguen en campañas insignificantes ni rabiosas.

Hace días, en una feria artesanal brillante de personas que prosperan en regiones devastadas para venir a ofrecer creatividad, sabores, resistencia convertida en arte, reafirmé la convicción de que los políticos y los violentos de todas las malas sangres no han logrado su cometido de robarse o marchitarlo todo. Hay un país que les sobrevive. Un país no silenciado (aunque poco oído) que está para lo mejor de los candidatos serios, no para más m... de vendedores de saldos.

GONZALO CASTELLANOS

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.