A los foristas

A los foristas

Hasta un madrazo tiene valor si viene con argumento. Así los comentarios no son puro ruido.

10 de febrero 2018 , 12:00 a.m.

Empiezo por decirles que valoro y defiendo el espacio que tienen los foristas en los medios de comunicación y las redes sociales para hablar, comentar, incluso para maldecir. Defiendo, a muerte o a vida, que una de las necesidades primordiales del ser humano, tanto como comer, respirar, orinar y todo lo demás terminado en ar, er o ir, es la de expresar u opinar. Eso nos diferencia de los animales (para bien de los animales, claro está).

Se valora más porque recordemos que en este país la Libertad de Expresión (escrita siempre en letras brillantes pero desiguales), estuvo reservada a los conquistadores; luego, a los que se mimetizaron con los conquistadores; después, a los libertadores, a la pequeña aristocracia feudal que subsiste en generaciones de mandamases; con el paso del tiempo, a los poquitos inmensamente ricos, curas, dirigentes liberales y conservadores, luego a narcotraficantes, los amigos de narcotraficantes, políticos robadores, los abogados de aquellos, en fin, a un reducido, muy reducido grupo en esta que, no perdamos de vista, es la segunda sociedad más desigual en la distribución de la riqueza en América Latina y, por consecuencia, profundamente torcida en el momento de enfrentarse a eso llamado opinión. No extraña la consigna de que al que discrepa se lo elimina, y listo.

Los espacios de la expresión no fueron dados sino conquistados. Es innegable que se han derribado celdas en donde aquella fue recluida largo rato.

Los espacios de la expresión, en fin, no fueron dados sino conquistados. Es innegable que se han derribado celdas en donde aquella fue recluida largo rato y alienta ver en aumento personas que desatan las palabras para lanzarlas a voluntad como piedras o semillas. Así es que, en lo que me corresponde, me acojo y, más que otra cosa, respaldo el espacio de los lectores, el de los foristas en este y, en general, en medios de comunicación. Allí hay ingenio, libertad; también, en muchos casos, vulgaridad o fiereza, que, puesta en la balanza, es preferible al silencio.

Solo aventuro una recomendación a los foristas: lean primero, y en lo posible completo, lo que quieren discutir o avalar. Sujeto y predicado, mínimo. No cuadra, por ejemplo (salvo que se trate de robots) que identificando palabras como ‘Uribe’, ‘Santos’, ‘paramilitar’ o ‘paz’, algunos en el foro abierto, de forma autómata repliquen: guerrillero, HP, imbécil, muérase. Hasta un madrazo tiene valor si viene con argumento. De verdad se aprende de los comentarios que no son puro ruido.

GONZALO CASTELLANOS

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.