Ni lo uno ni lo otro

Ni lo uno ni lo otro

El alma de la política exterior no puede ser solo defensa de ideologías o del derecho internacional.

08 de julio 2018 , 11:26 p.m.

Los profesionales de las relaciones internacionales han vivido desde hace tiempos en un paradigma analítico bastante limitante. Para caracterizar la política internacional se utilizan dos antípodas conceptuales, que supuestamente definen la esencia de lo que un gobierno hace con las relaciones exteriores del país. Me refiero a esa idea de que solo existen dos fórmulas: ‘respice polum’, o mirar al polo, y ‘respice similia’, mirar a los semejantes.

Ha hecho carrera, por razones ideológicas e históricas, la idea de que buscar un nivel de alianza estratégica superior con Estados Unidos (‘respice polum’) es intrínsecamente malo y reduce el nivel de autonomía del país, mientras que alinearse con los que son similares (‘respice similia’) –léanse Unasur, América Latina, No Alineados, Opep y parecidos– incrementa los grados de libertad.

En esa dirección, Juan Gabriel Tokatlián, uno de los más respetados internacionalistas de la región, en su columna reciente en este diario ‘Colombia: ¿bye, bye South America?’, se lamenta de la tendencia de la política exterior colombiana a derivar hacia un activismo más allá del estrecho marco del espacio regional. De hecho, afirma que salirse de Unasur sería un error. Discrepo de mi estimado colega. ‘Respice polum’ vs. ‘respice similia’ es una falsa dicotomía que no es capaz de recoger y acomodar las infinitas transformaciones que ha sufrido el escenario internacional.

El alma de la política exterior no puede ser solo la defensa de ideologías, de valores universales o del derecho internacional. Ante todo, por encima de cualquier consideración, las relaciones exteriores deben cumplir el sagrado deber de defender a ultranza el interés nacional. Sin duda, la definición del ‘interés nacional’ es objetiva frente a las amenazas protuberantes –que atenten contra la independencia, la integridad del territorio nacional, la soberanía, la cohesión social, la Constitución Política, el bienestar colectivo, entre otros–, pero también es ‘política’ en función de las prioridades del jefe del Estado y de las visiones que imbuyen las acciones de los demás actores, como el Congreso de la República, las altas cortes, las fuerzas partidistas y la opinión pública.

No basta con que la cabeza del Ejecutivo diga qué hacer, es indispensable crear consensos mínimos con los demás actores. La efectividad de la política exterior está en función del grado de unidad nacional que la respalde. No en vano, a Colombia le hizo mucho daño que el uribismo hiciera de las relaciones exteriores del país un escenario para desplegar su oposición. Se rompió el principio de que el interés nacional está por encima de las diferencias partidistas y las aspiraciones de poder.

En la reveladora entrevista que hizo Sergio Gómez Maseri al presidente electo, publicada ayer en EL TIEMPO, se observa un interés del próximo gobierno por darle continuidad a la política exterior frente a Venezuela, la Ocde y la paz. Esa puede ser la base para regresar a un esquema no polarizado de relaciones exteriores que fortalezca la eficacia de nuestra política exterior.

En momentos en que se hace inevitable confrontar a Maduro, en que Nicaragua quiere extender sus derechos sobre la plataforma al oriente de San Andrés, en que las guerras comerciales azotan la economía global, en que avanza la renarcotización de Colombia, es indispensable la unidad nacional en torno a la nueva política exterior. Estamos en una fase de alta vulnerabilidad internacional. Ni ‘respice polum’ ni ‘respice similia’. ‘Respice unitatis’.

Dictum. Las victorias, a veces, en vez de darles serenidad a los contendores desatan un nuevo ciclo perverso de confrontaciones.

GABRIEL SILVA LUJÁN

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.