Después de la tormenta...

Después de la tormenta...

Los maestros aún no nos han dejado saber lo que la sociedad puede esperar de ellos como gremio.

27 de junio 2017 , 12:00 a.m.

El paro de los maestros deja muchas claridades y también un par de interrogantes que deberían ser despejados sin necesidad de confrontaciones.

Ha quedado muy claro para el Gobierno, la ciudadanía y todos los órganos del Estado lo que esperan de ellos los educadores. Muchas de estas expectativas, si no todas, son plenamente justificadas, pues no entiende uno un país que pretende ser el más educado de América Latina con maestros mal pagados, sin una decente atención en salud ni recursos básicos para desempeñar su labor.

Me parece que también ha quedado claro que Fecode es un sindicato fuerte, con una gran capacidad de convocatoria y movilización, lo cual manda un mensaje importante en épocas preelectorales. Esto podría significar muchas cosas distintas, dependiendo de si los maestros deciden que su organización solamente se mueve con fuerza cuando se presenta un pliego de peticiones o si deciden que el ejercicio de su profesión, el cuidado de los niños que tanto han destacado durante estas semanas y la construcción de la paz y la equidad forman parte de su responsabilidad política.

Una tercera claridad que queda como saldo positivo de la negociación final es que el magisterio no puede seguir siendo un gran conglomerado que reacciona a las propuestas educativas del Estado. Un gremio que cuenta con miles de profesionales, muchos de ellos con maestrías y doctorados, tiene que tener un rol protagónico en el diseño de las políticas públicas. Es fácil protestar y criticar, pero no es suficiente para conseguir transformaciones sociales. Para ello hay que trabajar conjuntamente con otras organizaciones de la sociedad y asumir la responsabilidad de diseñar las rutas que se deben seguir para conseguir los cambios.

Entre los acuerdos pactados quedó el compromiso de estudiar conjuntamente una reforma del sistema general de participación, modelo heredado del gobierno de Andrés Pastrana, gracias al cual la educación dejó de percibir cuantiosos recursos en los últimos 15 años, amén de habernos atrasado ese mismo tiempo en la atención educativa a la primera infancia. Este me parece un enorme avance en el tipo de acuerdos: la calidad de la educación no se puede reducir a exigir y regatear. Hay realidades que, por chocantes o injustas que sean, no se pueden cambiar de la noche a la mañana.

Muchas otras reformas pueden seguir el mismo camino, y los maestros podrán encontrar formas de participación mejores que las que han tenido que asumir por falta de otros espacios en los que sus luces resulten productivas para toda la sociedad. Los representantes del magisterio deberían sentarse a la mesa de los grandes gremios económicos cuya productividad depende de la calidad de la educación. Tendrían que estar dialogando con el Ministerio de Hacienda, Planeación Nacional y los dirigentes de los partidos políticos, en vez de tener que sentarse en las avenidas bloqueando la movilidad para que la sociedad se percate de su existencia.

Quedan también algunos interrogantes después de estas cinco semanas. Pero tal vez el principal de todos es que sabiendo ya lo que esperan los maestros de todos los actores sociales, aún no nos han dejado saber lo que la sociedad puede esperar de ellos como organización gremial.

Si es claro que los maestros son los profesionales más importantes en la construcción de un mejor país, también debería serlo que están dispuestos a responder a la exigencia de calidad que depende de ellos. Porque en el paro se habló de infraestructura, recursos educativos, alimentación y remuneración, pero no de estándares de exigencia en el trabajo. Tampoco, de la formación y las transformaciones que ella necesita. Estos son capítulos que deben comenzar a discutirse, porque tratamiento profesional también implica alto desempeño profesional.

FRANCISCO CAJIAO
fcajiao11@gmail.com

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA