Los candidatos y la vida privada

Los candidatos y la vida privada

¿Estos hombres, después de esta agotadora campaña, lloran? ¿Se desbaratan en su ámbito privado?

30 de mayo 2018 , 12:00 a.m.

Yo no sé qué es ser mujer de un político. Supongo que lo que acaban de vivir las cinco mujeres de los candidatos durante la campaña de esta primera vuelta merece ser narrado. Las grandes historias de vencedores y derrotados, de proyectos políticos inmensos y grandilocuentes, a veces quedan reducidas a lo poco que somos cuando se llega a casa. Y esos cinco hombres, Gustavo, Humberto, Sergio, Iván y Germán, desde hace unos dos meses, debían cruzar las puertas de sus casas hechos polvo; reclamando un poco de paz, de silencio y quizás añorando los tiempos de cuando no eran nadie, o casi nadie, porque esos hombres nunca han sido nadie. 

Tal vez pidan una cena liviana para revisar un último documento. Hacer una última llamada. Mirar un último chat e interactuar con los hijos antes de hundirse en un sueño ojalá reparador.

Yo habría dado cualquier cosa por escuchar lo que les decían a sus compañeras de campaña, a sus mujeres. Por descifrar esas conversaciones cuando ya se encontraban al borde del abismo que producen los días interminables, llenos de adrenalina, jornadas frente a miles de personas, cuidando lo que dicen, tratando de ser coherentes con sus discursos, mostrando siempre fortaleza. Y me pregunto: ¿estos hombres, después de esta agotadora campaña, lloran? ¿Se desbaratan en su ámbito privado? ¿Explotan cuando ya nadie los mira? O me equivoco y se trata de superhombres que ya no tienen fisuras y que no se conmueven con casi nada.

El poder obliga a que estos hombres prescindan momentáneamente de una idea de felicidad que hace posible el anonimato.

Hace unas décadas, las feministas mostraron que lo privado es político. La manera como ellos asumen su vida cotidiana debería ser conocida por sus electores, electoras, porque también es de una inmensa importancia en relación con su visión de mundo. Y ahora, en el caso de Petro y Duque, vuelvo a preguntar: ¿estos hombres hacen mercado? ¿Leen literatura de ficción? ¿Revisan un recibo de luz? ¿Toman trago con los amigos? ¿Revisan una tarea de un hijo que se siente abandonado? ¿Cocinan? ¿Hacen el amor? En fin, ¿viven?

Quizás el lector cree que soy impertinente. Que es justamente su vida privada. Pero estoy convencida de que precisamente cuando se anhela ser Presidente de la República no hay casi vida privada.

Por supuesto, la respuesta reside en la increíble adicción al poder político. El poder obliga a que estos hombres prescindan momentáneamente de una idea de felicidad que hace posible el anonimato. Cuando el presidente francés François Hollande quiso escapar de esa vida en la moto de uno de sus escoltas para visitar a su amante fue todo un escándalo de las revistas de corazón.

Por eso, hoy me pareció importante hablar de las mujeres de esos hombres. Porque ellas, además de construir un discurso sobre lo que harán y no harán en esta vetusta oficina de primera dama, tendrán que lidiar también con el asunto del poder y de la vida cotidiana. Si por algo lamento que Sergio no haya pasado a la segunda vuelta es porque, entre otras cosas, su mujer, lo sé, iba a romper este esquema decimonónico.

Aunque les doy el beneficio de la duda a las mujeres de Petro y de Duque. Espero que nos sorprendan. Ojalá hayan decidido no ser protagonistas y puedan continuar con su vida profesional en la discreción de su nuevo cargo. Pero, eso sí, les puedo vaticinar: esos hombres no volverán a ser los mismos. El poder es maléfico. Se mete hasta en los poros de la piel y destruye equilibrios. En este sentido, me alegro por Humberto y Sergio, por Rosalba y Lucrecia. Su acontecer diario podrá seguir sin las tempestades del poder y ojalá vuelvan a encontrar las palpitaciones de una vida amena y relativamente normal…

FLORENCE THOMAS

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.