Hablemos de ojos morados

Hablemos de ojos morados

¿Por qué se no logra aún diferenciar entre violencia intrafamiliar y violencia contra las mujeres?

20 de septiembre 2017 , 12:00 a.m.

El Papa salió de Colombia como están hoy miles de mujeres: con un ojo morado. Y no pasa nada. Mala señal, sobre todo teniendo en cuenta que el reciente fallo de la Corte Suprema de Justicia SP8064- 48047 –que no deroga la ley de violencia intrafamiliar– produce un efecto nefasto sobre la vida de las mujeres, que ya se nota en los estrados judiciales, donde los fiscales de la Unidad de Violencia Intrafamiliar han comenzado a cambiar el delito de violencia intrafamiliar a lesiones personales, llegando al extremo de minimizar el hecho violento por favorecer al agresor.

Como si fuera poco, la Personería Distrital de Bogotá, en alianza con la Secretaría de Integración Social, lanza una medida adicional que reduce a simple infracción lo que en realidad es delito de violencia contra las mujeres.

Además, es irrisoria la propuesta de imponer comparendos pedagógicos a los perpetradores como si se tratara de una infracción menor de tránsito, que consiste en un curso de dos horas, con la pretensión de lograr con ello lo que la justicia no ha podido en las últimas décadas. Estas decisiones y acuerdos interinstitucionales subestiman, menosprecian y minimizan las violencias que sufren miles de mujeres en el país. ¿Por qué no logra aún esta Corte Suprema diferenciar entre violencia intrafamiliar y violencia contra las mujeres?

Es irrisoria la propuesta de imponer comparendos pedagógicos a los perpetradores como si se tratara de una infracción menor de tránsito

Era de suponerse cuando hace unos meses el fiscal general de la Nación, Humberto Martínez Neira, expresó su pretensión de despenalizar la violencia intrafamiliar y la inasistencia alimentaria en aras de defender la familia. Por esto no nos extraña que permanezcan en su cargo, protegidos por algunas directivas, fiscales que han agredido a sus esposas o compañeras.

Y no puedo dejar de pensar en las planas de ese veloz curso para estos delincuentes: “no debo matar a mi mujer”, “no debo violar a mi hija, ni a mi sobrina, ni a mi nieta, ni a mi prima”, “no debo pegarle a mi mamá”, “debo responder por la manutención de mis hijos”, “no debo pegarles a mis hijos”, entre muchas otras manifestaciones de violencia.

¿Este curso de dos horas incluirá refrigerios, transportes, diploma, ceremonia de graduación y fotografía con el Alcalde de Bogotá, la Personera Distrital y la Secretaria de Integración Social?

Hace falta llamar la atención de las autoridades del Distrito para que en las comisarías de familia a las mujeres que han sido víctimas de toda clase de violencias se les respeten realmente sus derechos, evitando, por ejemplo, que sean los porteros u otros vigilantes quienes obstaculicen el acceso de las mujeres a la protección que les brinda la ley. ¿Entonces, más ojos morados impunes?

* * * *

Adenda. Los sucesos acaecidos recientemente en la Universidad de Ibagué son un ejemplo de acciones que pretenden silenciar el acoso sexual y laboral en los campus universitarios. También producen efectos nefastos las concepciones y prácticas que legitiman las violencias contra las mujeres en los centros encargados de formar a las nuevas generaciones.

Corresponde a las entidades educativas –públicas y privadas– ser consecuentes con el ejercicio pleno de los derechos de las mujeres y la equidad de género. En Colombia, cada diez minutos una mujer es víctima de violencia. ¿Hasta cuándo seguirá siendo este un asunto recurrente y de segundo orden?

FLORENCE THOMAS
* Coordinadora del Grupo Mujer y Sociedad

Columnistas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA